Un total de 36 escritores asistieron al tradicional encuentro previo a Sant Jordi. | T. Ayuga

4

El olor a tinta y papel impregnó la 21 edición del ya tradicional encuentro que organiza Ultima Hora para el Día del Libro con los autores de Mallorca. En esta ocasión la ‘reunión’ se celebró en la planta impresora de este periódico, en el Polígono de Son Valentí, con motivo del 125 aniversario de esta publicación.

Carme Serra, presidenta del Grup Serra, dio la bienvenida a los 36 escritores y escritoras que acudieron a la cita. Pep Valls, responsable de rotativas, realizó una visita guiada por la planta a todos estos literatos curiosos. Para muchos, era la primera vez que veían con sus propios ojos las entrañas de este periódico o «la joya de la corona», como señaló Serra, que salía a las calles por primera vez la tarde del 1 de mayo de 1893. De hecho, más de uno aprovechó para sacar la cámara de fotos para inmortalizar la experiencia.

De los 36 que pudieron asistir al encuentro, solamente siete eran mujeres; lo que suscitó un debate sobre la situación de la mujer en general y, en concreto, en la cultura y la literatura. Gemma Marchena, redactora de Ultima Hora aseguró que «para las mujeres es más difícil escribir y publicar porque muchas somos madres y tenemos que cuidar de los hijos». Siguiendo esta línea, Maria Victòria Secall, que acaba de publicar el poemario feminista basado en el texto de Virgina Woolf, El dia que va néixer Orlando, apuntó que «hemos recorrido un largo camino pero todavía queda mucho por hacer; todos tenemos la estructura del patriarcado en el subconsciente, incluso las mujeres».

«En todos estos años hemos aceptado como normales muchas situaciones que no lo eran. Necesitamos una sociedad de personas, solidaria y que más que competir entienda a los demás», reclama la escritora.

Por su parte, Pep Toni Bauçà reconoció que «este año son pocas aunque hay muchas más, espero que sigan animándose a venir». A su vez, Bauçà rechazó el hecho de que «como en todo, en literatura también las mujeres se encuentran en una situación complicada en comparación con los hombres».