Gabriel Llompart i Moragues.

22

Este jueves ha fallecido a los 90 años Gabriel Llompart Moragues, historiador del arte, folklorista, teólogo, autor de numerosas publicaciones e histórico profesor del colegio Sant Gaietà. El padre Llompart, como le llamaban infinidad de personas, obtuvo grandes reconocimientos en vida, como el Premio Ramon Llull del Govern, la Medalla de Oro de Palma y el premio Jaume III del Consell.

Pero sobre todo fue ejemplo de persona sencilla, afable y siempre inmerso en su tarea de investigador. Era un mallorquín de los pies a la cabeza, obsesionado por desentrañar la personalidad y las raíces culturales del pueblo. También fue autor de numerosos artículos en Ultima Hora, donde exhibía su visión culta y sólida de una sociedad a la que amaba profundamente.

El padre Llompart ingresó en los teatinos en 1947 y se licenció en Teología e Historia en Barcelona. Durante décadas, fue profesor de Enseñanza Secundaria y jamás le preocupó dar el salto a la docencia universitaria, ámbito en el cual, no obstante, era un referente ineludible.

Sus trabajos de investigación se ganaron el respeto de toda la intelectualidad mallorquina, sobre todo al profundizar en el arte gótico, renacentista y barroco de la Isla hasta límites a los que probablemente no ha llegado ningún otro estudioso en estos períodos clave para la conformación de la personalidad isleña entre los siglos XIII y XIX.

Su mayor placer era hurgar en Arxiu del Regne de Mallorca y el Diocesà buscando autores de retablos e investigando a fondo obras de la época. No pocas de sus aportaciones causaban sorpresa en el mundo de la investigación histórica por la calidad del trabajo que desarrollaba.

Llompart no fue un religioso encerrado en su mundo. Le gustaba relacionarse con artistas, intelectuales y organizaciones como ARCA. Necesitaba un constante contacto con la realidad actual. Imprimía así ritmo a su sensibilidad, que luego trasladaba a sus obras. Vivió su presente con alegría y con convicción. De hecho, no era un hombre al que le gustase encerrarse en un despacho para desarrollar labores burocráticas o de gestión.

Sus libros y artículos son de referencia local, nacional e internacional y destacan los estudios sobre iconografía, San Cayetano, la Catedral de Mallorca, el belén mallorquín, además de sus soberbias aportaciones sobre el arte gótico.