El dibujante, posando con 'Órficas'. | Jaume Morey

0

A través de la música, Orfeo encantaba a cuántos seres vivos le rodeaban, plantas, personas y animales. Pero un día, su querida Eurídice murió. Tanto era su amor por ella que bajó al mismísimo infierno para recuperarla. Hades, dios del inframundo, le permitió a Orfeo volver al mundo de los vivos junto a Eurídice con una única condición: durante el viaje de vuelta, iría delante de ella y no podría girarse a mirar su bello rostro. Este es el mito de Orfeo, el protagonista de Órficas (Nórdica Libros y Ediciones La Cúpula, 2017), un libro con imágenes y texto de Francesc Capdevila ‘Max que creó en 1994 y que, 23 años después, vuelve a estar en las librerías.

«La Diputación de Sevilla me encargó en 1994 una exposición sobre Orfeo y me fui animando, así que saqué el libro, con relatos y dibujos propios», explica Max. «Las dos ediciones que se realizaron, prácticamente una detrás de la otra, se agotaron enseguida y, desde entonces, es una publicación muy buscada», añade. La reedición ha tardado en llegar pero el libro lo merece. «Es un ejemplar muy complejo que hemos tenido que reconstruir de cero. En esa época no se usaban ordenadores para maquetar, por lo que los diseño se perdieron y muchos dibujos se vendieron y están dispersos por el mundo, casi imposible de recuperar. Hay todo un trabajo de remasterización de imágenes, de retoques y restituciones», justifica. «Solo hemos cambiado la portada y hemos añadido tres grabados míos que hice después de la primera edición», añade.

Órficas contiene cuatro versiones del mito griego: el libreto ilustrado de la ópera Monteverdi, los textos orginales sobre este relato, la lectura de Max sobre ellos y su adaptación al mundo actual. A parte de este libro, también acaba de publicarse Las aventuras de Guillermo y Miguel (Universidad Alcalá de Henares, 2017), una recopilación de 53 viñetas que Max creó para el suplemento Babelia de El País el año pasado para conmemorar el IV centenario de la muerte de Shakespeare y Miguel de Cervantes.