El alcalde Hila intenta mediar en la protesta de los artistas visuales durante la inauguración en el Casal Solleric. | Pere Bota

5

«Transparencia» y «buenas prácticas» en una Regiduria de Cultura de Cort que «no ha hecho nada por la Fundació Palma Espais d’Art»; la restitución de su ex director gerente, el cesado Fernando Gómez de la Cuesta; y la dimisión de la directora general del área, Francisca Niell.

Estas fueron las peticiones principales que la Associació d’Artistes Visuals de les Illes Balears (AAVIB) lanzó este miércoles al equipo de gobierno municipal con una arruixada a las puertas del Casal Solleric, donde se inauguraba una exposición de Red Eléctrica Española.

Noticias relacionadas

Antes de la inauguración los artistas visuales encendieron unas velas en uno de los accesos al Casal, una acción que formaba parte de esta protesta titulada A dos velas. El momento más tenso se vivió cuando los creadores entraron en el hall del centro expositivo pitando contra la política cultural de Cort. Entonces, la seguridad del Solleric intentó expulsar a dos artistas, Marcos Vidal y Carles Gispert, aunque sin éxito.

Finalmente, y ante unos impasibles Llorenç Carrió, regidor de Cultura, y Francisca Niell, tuvo que ser el alcalde José Hila quien se acercase al presidente de la AAVIB, Paco Espinosa, y a Carles Gispert, para tranquilizar la situación. «Lo que nos ha transmitido es que han intentado trabajar con participación y lo que les hemos dicho es que han fracasado totalmente», relató Espinosa.