La tumba de cremación con cuatro vasijas en las esquinas, | M. À. Cañellas

7

La inhumación y la cremación fueron dos prácticas de enterramiento que se combinaron en Pol·lèntia en los inicios de la época imperial (I aC-V dC) y así se ha podido contrastar en las recientes excavaciones en la zona de la necrópolis de este yacimiento romano de Alcúdia.

Con motivo de la restauración de una noria en la finca Can Cupido, los arqueólogos se han encontrado con las ‘joyas’ de la campaña de verano, una tumba de cremación que contenía «el ajuar totalmente intacto» y una urna, también de cremación, que apareció dentro de un bloque de marés y que se extrajo este viernes coincidiendo con el último día de trabajo.

Este año se ha hecho un importante avance en el estudio de la necrópolis, dentro del nuevo proyecto quinquenal que han previsto los codirectores de la excavación, Miguel Ángel Cau y Esther Chaves. En el trabajo de campo, que arrancó a mediados de junio, se ha localizado una tumba de cremación que contenía cuatro vasijas de pared fina y una lucerna, que ya han sido restauradas y que estaban dispuestas en las cuatro esquinas de la fosa.