El gaitero gallego Carlos Núñez. | Redacción Cultura

0

La gaita es una patria sin fronteras, y Carlos Núñez su mejor embajador. El gallego nació con una bajo el brazo, con ella retrata instantáneas de su tierra natal mientras mueve cifras de escándalo en un género, a priori, minoritario. La Torre de Canyamel (Capdepera) acogerá al gaitero más universal el próximo 8 de julio, a las 21.30
Núñez, que ha vendido más de un millón y medio de discos, es un coleccionista nato de premios y distinciones. Unos logros que no se corresponden con la realidad del músico folk, de raíces, y le incrustan en la liga de las estrellas más rutilantes.

En su último trabajo, Inter Celtic (2014), el mago de la gaita desvela las estancias más luminosas de su universo personal, enfatizando en la conexión celta que une Galicia con Irlanda, Escocia y Bretaña, a través de dieciséis temas alicatados por un virtuoso del género, un conjunto atemporal y de impecable factura en el que se rodea de primeras espadas como Ry Cooder, Sharon Shannon, Alan Stivell o sus mentores, los irlandeses The Chieftains, entre otros artistas. Inter Celtic se nutre de éxitos recientes y canciones incluidas en las bandas sonoras en las que ha participado.

Intérprete superlativo, sus paisanos le recuerdan aleteando los dedos por las calles de Vigo, como si acariciara una flauta imaginaria. Varias décadas después, Núñez ha obtenido un Premio Ondas, dos candidaturas en solitario a los Grammy latinos y todo tipo de galardones alrededor del mundo. Destacando su nombramiento como Embajador Europeo del Medio Ambiente el pasado 2015. Aunque, sin duda, su mayor hito hasta la fecha consistió en actuar frente a dos millones de personas en Roma, un récord solo igualado por la banda de Manchester The Stone Roses, en su concierto en Spike Island. Nunca dio la gaita una estrella tan universal.