Antoni Aragón, Maia Planas y Rodrigo Álvarez, cantantes en el montaje de ‘Il Pagliacci». | T. Ayuga

5

Cantantes, músicos, directores de escena y técnicos se mueven en un revolutum que no es caos sino coordinación y buenas maneras, por el Teatre Principal de Palma, a solo unos días del estreno. Culminan los ensayos de I pagliacci y Cavalleria Rusticana, la primera y doble sesión de la XXX Temporada d’Òpera, que tendrá a cantantes locales, los coros del propio teatro y la Simfònica de Balears como protagonistas.

Es habitual que, por su duración de poco más de una hora, se programen conjuntamente la obra de Ruggero Leoncavallo junto a la de Pietro Mascagni.

Maia Planas, Antoni Aragón y Rodrigo Álvarez, cantantes baleares que participan en Payasos, como se conoce la obra en español, coinciden al señalar que «es una pieza extraordinaria por la sensibilidad de su libreto para mostrar emociones».

Maria Luisa Corbacho y Marisa Roca, ambas mezzosopranos mallorquinas, interpretan a Santuzza y Mamma Lucia, respectivamente en Cavalleria rusticana, y sienten que esa historia de un amor robado y vengado en una aldea siciliana a finales del XIX «permite además de la expresión vocal la actoral, porque se trata de un retrato realista de la vida cotidiana en la que subsisten las clases menos favorecidas, campesinos y operarios».