El conseller de Presidencia, Marc Pons; la consellera de Participación, Transparencia y Cultura, Esperanza Camps, y el conseller de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Ferran Mascarell han informado en rueda de prensa de este acuerdo marco.

107

El Govern y la Generalitat de Cataluña firmarán un acuerdo marco de cooperación cultural para potenciar la creación en ambas comunidades de lengua catalana tras la decisión del Ejecutivo balear de volver a formar parte del Instituto Ramon Llull.

El conseller de Presidencia, Marc Pons; la consellera de Participación, Transparencia y Cultura, Esperanza Camps, y el conseller de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Ferran Mascarell han informado este lunes en rueda de prensa de este acuerdo marco, que se prevé suscribir en septiembre.

Los tres han mantenido un encuentro «muy positivo» durante un par de horas, en el que han delineado las líneas generales del convenio que pretende beneficiar a creadores baleares y catalanes en su proyección nacional e internacional, aprovechando la experiencia de Cataluña en este sentido.

Con este fin, el Govern balear designará a una persona que servirá de enlace para avanzar en la reanudación de la cooperación cultural con Cataluña, y que probablemente también será el responsables del Ramon Llull en las islas.

En cuanto a la manera en que Baleares volverá a formar parte del Ramón Llull, el conseller catalán ha asegurado que se estudiará «la arquitectura institucional» para lograrlo, ya que tras la decisión de salir por parte del anterior Ejecutivo balear, el instituto se tuvo que «refundar».

Pons, Mascarell y Camps han destacado la reanudación de las relaciones culturales entre ambas comunidades después de «unos tres o cuatros años» en los que han estado paralizadas.

El conseller de Presidencia ha apuntado las ganas por parte del Govern de coincidir con Cataluña en temas de cultura y lengua, y «encontrar la transversalidad» de entidades catalanas que trabajan «de forma intensa» en este sentido, como el Instituto de las Lenguas Catalanas.

«Hoy se ha decidido ligar la participación de los mecanismos de unos y otros para asegurar que los intercambios crecen en el mercado natural», ha dicho por su parte Mascarell.

El conseller catalán ha asegurado que las empresas culturales vinculadas a la lengua catalana necesitan que se trabaje «con la máxima cooperación», ya que es bueno para los artistas y creadores de ambas regiones.

El objetivo es restablecer acuerdos y prefigurar otros que permitirán «un intercambio cultural fuerte» en el ámbito del Ramón Llull.

Por su parte, Camps ha subrayado la necesidad de cuidar el intercambio cultural en los territorios del «dominio lingüístico», para lo que hoy «se han puesto las primeras piedras» con el fin de que artistas baleares y catalanes «puedan ir más allá», con lo que ha augurado «una buena época» para ellos.

Con el aprovechamiento de la plataforma catalana en proyección internacional, Baleares pretende comenzar a funcionar de forma «inmediata» y aprovechar recursos económicos, que aún no han sido definidos, ha señalado Pons.

Según Mascarell, «si las idas son claras el dinero va a aparecer», ya que las islas ofrecen artistas y «creatividad», lo que supondrá un aumento «de la densidad creativa del futuro» común entre Baleares y Cataluña, y el incremento de consumidores culturales.

En cuanto al Instituto d'Estudis Baleàrics, Camps ha indicado que se está reorganizando y probablemente tendrá nuevas funciones, y que el nuevo organigrama se conocerá en los próximos días.