Los técnicos a su salida del convento. | Teresa Ayuga

Las monjas jerónimas solicitaron hace poco más de un mes «asistencia técnica» al Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), que depende del Ministerio de Cultura, «para la conservación preventiva» de los bienes muebles que están catalogados en el monasterio de Santa Elisabet de Palma, declarado BIC y también conocido como el de Sant Jeroni.

La institución estatal respondió a su solicitud y este lunes dos técnicas del IPCE se personaron en el monasterio palmesano para realizar una inspección. Según explicaron desde el Consell, las expertas realizaron «un estudio sobre las condiciones del mismo para la conservación y la protección» de dichos bienes muebles.

Noticias relacionadas

Tras la visita de las especialistas del IPCE a Sant Jeroni, las técnicas se trasladaron junto a expertos del Consell hasta el monasterio de Sant Bartomeu, de Inca, –acompañadas también por sor Teresa, superiora de este convento–, donde residen las monjas jerónimas tras su salida del monasterio de Ciutat, para analizar la posibilidad del depositivo de estas obras en sus dependencias. Cabe recordar que estos bienes muebles «de gran valor histórico» están sujetos a la protección BIC del monasterio de Sant Jeroni y, en principio, no podrían salir de este inmueble, «pero como indica un artículo de la Ley de Patrimonio Histórico de 1998, sí sería posible un deposito provisional en Inca», sostiene la misma fuente.

A partir de este momento, el Consell estará pendiente del informe del IPCE, «que no es vinculante, sólo consultivo», para «decidir cuál es la mejor solución para garantizar la conservación de las piezas».