El escritor y articulista Guillem Frontera posó para esta entrevista en Barcelona. | Carles Domènec

1

En anteriores novelas, Guillem Frontera (Ariany, 1945) ya plasmó las consecuencias de la llegada del turismo de masas a Mallorca, la vida de los nuevos ricos, el dinero rápido, el superficial refinamiento y la especulación del mundo del arte.

En Sicília sense morts, que Club Editor publica en catalán y que inicia la colección en castellano La Montaña Pelada, el autor llega a nuestros días y a las generaciones con poder económico que acceden al gobierno. El lector descubrirá que cualquier parecido con la realidad tiene parte de inventado, pero nada de inocente. La novela llegará el miércoles a las librerías.

«Pensábamos que el dinero crearía dinero, que llegarían a gobernar unos herederos de las nuevas empresas que se habrían formado y nos conducirían al progreso. Esta previsión ha fallado estrepitosamente. Han trabajado más como especuladores que como profesionales, han prestado más atención al dinero que a mejorar profesionalmente», afirma el autor.

Sobre el estilo literario de Sicília sense morts Frontera afirma que «quería que una prosa eficaz y esponjosa se apropiara de pequeños detalles. Al enviarla a la editora Maria Bohigas, ella me empezó a hablar de thriller, pero ha sido algo inconsciente. La influencia del ambiente sobre la escritura se introdujo en la novela. Al hablar de una sociedad, creas una trama que te abre caminos».