3

«Amniocentesis», «anisakis», «antiarrugas» o «bótox», o las nuevas acepciones para «mutar», en referencia a la mutación de un virus, se han convertido oficialmente, entre otras novedades, en acepciones españolas después de que la RAE las haya incluido en la 23 edición del Diccionario de la lengua española que ha llegado este jueves a las librerías.

Asimismo, en el ámbito deportivo, una de las novedades es «abdominal», en alusión al ejercicio dirigido a fortalecer los músculos abdominales.

El diccionario incluye 49.613 etimologías, 333 extranjerismos, 222 locuciones latinas y 18.712 acepciones con alguna marca de países americanos. En sus 2.376 páginas hay alrededor de 5.000 palabras más y, entre ellas, numerosas novedades, tanto de nuevos artículos como nuevas acepciones.

La crisis económica ha provocado la aparición y popularización de nuevos términos que finalmente la RAE ha aceptado en esta nueva edición. Dos ejemplos son «mileurista» y «prima de riesgo». Asimismo, en el campo de la política destaca «intervencionismo», para hablar de la tendencia de los poderes públicos a intervenir en asuntos que competen a la sociedad civil, especialmente en el campo económico.

Entre los nuevos artículos motivados por las nuevas tecnologías e Internet, figuran «hacker», para referirse a un pirata informático, «intranet» o «wifi», para referirse a la conexión inalámbrica, así como las nuevas acepciones para «buscador», como programa que permite acceder a información en internet; «pantallazo», en referencia al contenido que se ve en un ordenador, o «tableta», es decir, el dispositivo electrónico portátil. Como ya se había adelantado, también aparece el término 'tuit'.

A estos términos se unen otros relacionados con la tecnología, como son los de «liberar», en referencia a la eliminación de las restricciones operativas de un teléfono móvil; «definición», para hablar de la capacidad que tiene un instrumento óptico para reproducir imágenes con nitidez; «acoplar», a cuyos significados se suma ahora la recepción del sonido en el mismo micrófono del que procede; o «migración», para indicar el paso de los programas, archivos y datos de un sistema desde una determinada plataforma tecnológica a otra diferente.

La lista de nuevos términos es larga, y en ella también aparecen otras palabras como: agroturismo, chupi, ciclogénesis, empoderar, externalizar, hacker, posproducción, precuela o serendipia. Además, nuevas acepciones para las palabras buscador, iluminado, papillote, patalear, perla, prontuario, radial o reclamo.

Americanismos

Las Academias de la Lengua Española de los países hispanoamericanos han aumentado el número de americanismos del Diccionario de la Real Academia Española con palabras como amigovio, basurita, limpiavidrios, motoneta, papichulo, platicón y zíper.

La colaboración de las instituciones americanas ha sido fundamental para actualizar y reforzar los términos propios de todos estos países. En la 23ª edición hay casi 19.000 americanismos.

El criterio que han seguido las veintidós Academias para incluir determinadas palabras es que, como mínimo, se usen en tres países.