El regidro Fernando Gilet y la directora Nekane Aramburu en Es Baluard. | M. À. Cañellas

1

Coincidiendo con la conmemoración del décimo aniversario, el Museu Es Baluard presentó ayer un nuevo proyecto. Una iniciativa que supone la apertura y el uso de nuevos espacios anexos, como The Tower, Els Arcs o la necrópolis islámica.

Según su directora, Nekane Aramburu, este proyecto permitirá que el museo se afiance «como complejo cultural», y valoró que Es Baluard tiene un potencial estratégico que va «más allá del espacio museístico» y de su labor de «custodia, conservación, investigación y divulgación del patrimonio».

La actividad del museo se verá reforzada con la apertura de cuatro espacios, siendo el más destacado The Tower. Cort cede durante cuatro años la custodia y el mantenimiento de la torre musulmana anexa y Es Baluard convocará un concurso para su uso como «hotel de proyectos» para colectivos, asociaciones, artistas,...

Otra nueva zona de actividad será Els Arcs, un espacio que ahora ocupa la escultura Florero, de Mompó. La zona acogerá talleres, encuentros de colectivos u otros eventos.

El centro también dotará de actividad la necrópolis islámica y se harán visitas guiadas y temáticas que «permitirán conocer el conjunto monumental». Por otra parte, este proyecto prevé el uso de las garitas Tramontana y Migjorn, y la apertura de un área educativa efímera que se presentará el 18 de diciembre y en el que participarán los profesores Andrés Jaque y Nerea Calvillo.