Emili Rosales, Àlex Susanna, Segi Vila-Sanjuán y Pilar Beltrán, ayer, en Barcelona.

0

Edicions 62 presentó ayer en Barcelona el thriller Josep Pla investiga un crim al delta de l'Ebre , de Baltasar Porcel (Andratx, 1937 - Barcelona, 2009). Se trata del capítulo, presentado como obra independiente, que dio origen a lo que sería la novela Cada castell i totes les ombres (Premi Sant Joan 2008). «Después de la publicación de L'emperador o l'ull del vent (2001), Porcel nos entregó un relato que sucedía la vigilia de la muerte de Franco en el Delta de l'Ebre y que incluía referencias a una historia ocurrida en 1936 en el mismo lugar», explicó ayer el director editorial de Grup 62, Emili Rosales.

El periodista Sergio Vila-Sanjuán, que prepara una biografía sobre Porcel con numerosas entrevistas a gente vinculada al autor de Cavalls cap a la fosca (1975), comentó que «sabía que era más conocido que leído, tenía una concepción fuerte de la literatura que consideraba algo serio, pero conocía la literatura popular de Alexandre Dumas, Frederick Forsyth o John le Carré». El director del suplemento Culturas de La Vanguardia declaró que «tenía muy presente a (Andrea) Camilleri y tenía la asignatura pendiente de acercarse al gran lector, por ello ese libro es su thriller a lo Camilleri», y avanzó que «preparaba una novela sobre una galerista en Nueva York, donde había un enigma y una historia misteriosa».

En esta obra aparecen personajes reales como el banquero Emilio Botín, los políticos Felipe González y Jordi Pujol o el dirigente López Rodó. «El intelectual español tenía en 1975 una visión antipoder, en cambio Porcel quería saber cómo funcionaba el poder por dentro, le interesaba», concluyó Vila-Sanjuán.