La Orquestra Simfònica, en un concierto reciente celebrado en Palma. | A. GIL

5

La operación es sencilla. La Orquestra Simfònica cobra, los músicos dan marcha atrás a la huelga. Y así ocurrió ayer. La última crisis, provocada por el impago de la nómina de enero, se solventó con la confirmación del ingreso por parte del Govern a las cuentas de Consorci para hacer frente al sueldo del personal.

De este modo, el comité de empresa confirmó ayer que la actividad de la orquesta vuelve a la normalidad y se levanta la huelga prevista para el día 28 de enero. El paro afectaba a una de las funciones de la ópera Rigoletto , de Giuseppe Verdi, en el Teatre Principal de Palma, y al séptimo concierto de temporada, El canto de la tierra , de Gustav Mahler, que dirigirá el maestro Josep Vicent en el Auditòrium del Passeig Marítim de Ciutat.

Un error

Tal y como publicó el pasado jueves este periódico, el Govern se comprometía a solventar ayer el «error administrativo» que no le permitió cumplir con los trabajadores en el primer mes de aplicación del nuevo acuerdo de viabilidad que se firmó el pasado octubre. El músico Nigel Carter, del comité de empresa, celebró la confirmación del pago, aunque reconoció: «Estamos indignados de que se nos vuelva a maltratar de esta forma, sobre todo, por la absoluta falta de explicaciones por parte de la Junta Directiva». Los trabajadores esperan que ciertamente haya sido un error puntual, porque «si el mes que viene pasa lo mismo, se volverán a tomar medidas, pero ya más contundentes. El acuerdo se firmó para ser respetado, y si no es así, habrá que volver a plantearse todo».

«De capa caída»

Miguel Arola, músico perteneciente al comité de empresa, aseguró que, «aunque el estado anímico es individual, estos días hemos continuado con nuestra actividad habitual, pero de capa caída», y se aseguró que «nos gustaría que alguien nos dijera cuál fue el error y nos asegurara que no se va a volver a repetir».