La Simfònica, durante una de sus actuaciones protesta. | T. Ayuga

3

La crispación ha vuelto a la sede de la Simfònica de Balears. El impago de la nómina del mes de enero ha puesto de nuevo en alerta al personal de la orquesta, que después de unos pocos meses de tranquilidad lamenta vivir la misma situación que le llevó a la huelga este pasado verano. Sin embargo, desde el Govern aseguraron ayer a este diario que el retraso del ingreso de los salarios «se debe a un error administrativo y puntual».


La misma fuente del Govern confirma que «el error se está subsanando y en los próximos días se hará efectivo el cobro de las nóminas». A pesar de ello, los músicos ya han presentado su queja y el comité de empresa ha trasladado la preocupación del colectivo. «Los que nos tienen que pagar saben que no nos han pagado», señaló Nigel Carter, presidente del comité de empresa, quien añadió: «Recuperar la confianza es difícil y esta situación no ayuda nada».

Acuerdo

Cabe recordar que el 18 de octubre se llegó a un acuerdo con el personal de la orquesta. Los músicos aceptaban una rebaja salarial aplicable a partir del 1 de enero de 2014 y desde las instituciones se aprobaban nuevas inyecciones para hacer frente a todas las nóminas retrasadas. A fecha de hoy, y en pleno proceso de liquidación para que el Govern asuma la gestión en solitario, los empleados del Consorci reciben el impago como un paso atrás.
Según ha podido saber este periódico, la raíz del problema está en el retraso del Govern en transferir sus aportaciones a las cuentas del Consorci per a la Música. La Simfònica no dispone de liquidez para afrontar las nóminas.