EXPOSICIÓN

Can Prunera propone un recorrido por la escultura de los siglos XX y XXI

| Sóller |

Valorar:
preload
Arriba, 'Gramophone' (2001), de Anthony Caro. Abajo, 'Standing Figure', de Magdalena Abakanowicz.

Arriba, 'Gramophone' (2001), de Anthony Caro. Abajo, 'Standing Figure', de Magdalena Abakanowicz.

29-10-2013

Can Prunera abre sus puertas a la Col·lecció d'Art Serra que llevará hasta las salas del museo modernista de Sóller una colección de 17 esculturas que permiten seguir un recorrido cronológico por los estilos artísticos de los siglos XX y XXI. La muestra, que se inaugura mañana jueves 31, a las 20.00, se titula L'escultura en paraules majors .

Esta producción del museo, que ha sido comisariada por Carmen Mateu, Margalida Tur y Antònia Maria Miró, es también el ejemplo de los gustos e intereses plásticos del coleccionista, Pere A. Serra, presidente de la Fundació Tren de l'Art. Porque el coleccionismo es, sobre todo, pasión y elección. Las grandes colecciones, cuyo contenido suele ser ecléctico, responden a los impulsos estéticos y de sensibilidad de quien persigue una pieza en concreto y no descansa hasta conseguirla.

Así, entre otros, la exposición, que ocupará las salas temporales de Can Prunera, reúne desde artistas de las vanguardias históricas como Joan Miró, Man Ray o André Masson -que en algún momento coincidieron bajo el paraguas ideológico del surrealismo-, a Pablo Gargallo, quien, como también ocurrió en el caso de Jorge Oteiza, representaron a la vanguardia del arte español a mitad del siglo XX; el primero partiendo de la influencia del cubismo y el segundo, con unas piezas geométricas que finalmente derivaron en la búsqueda de la relación entre espacio y vacío. También estarán representados en Can Prunera los recientemente fallecidos Enrique Broglia y Anthony Caro, de quienes Palma cuenta con obras en parques y jardines públicos. El primero, un uruguayo que residió años en Mallorca, fue experimentador de la materia y de la forma circular, que siempre rompía; el segundo, británico, fue alumno aventajado de Henry Moore y uno de los grandes de la escultura del siglo XX. Había expuesto en varias ocasiones en la galería Altair de Palma y murió la pasada semana. El visitante se encontrará también con autores más contemporáneos, como Rebecca Horn, quien inauguró el Aljub de Es Baluard; Dennis Oppenheim, de quien se exhibe una de sus piezas monumentales en la Plaça Porta Santa Catalina de Ciutat; o con la polaca Magdalena Abakanowicz, autora de dramáticas figuras sin cabeza.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.