La Simfònica ve peligrar su futuro ante la actual situación. | Teresa Ayuga

Los músicos de la Orquestra Simfònica conocieron ayer «gracias a la prensa» que, tal y como informó este diario, la Agencia Tributaria ha embargado las aportaciones del Ajuntament de Palma a la formación y lo seguirá haciendo hasta llegar a los 1,4 millones de euros que adeuda a la Seguridad Social el Consorci per la Música de les Illes Balears, que no paga el IRPF ni la Seguridad Social desde 2010. ¿Qué consecuencias se pueden esperar? «Ahora que sabemos que todo el dinero que entre será para pagar a Hacienda, no tenemos presupuesto, ni temporada, ni hemos cobrado julio y agosto», lamenta Carlos Fortea, presidente del comité de empresa.

En un comunicado, el comité aclara que «la deuda del IRPF se arrastra desde 2010, pero se gestó por una deuda de las instituciones en 2006, por diferentes partidos políticos y equipos de gobierno, que ya entonces dejaron de cumplir con sus obligaciones presupuestarias con el Consorci».

Noticias relacionadas

Los músicos reprochan a Fernando Gilet, concejal de Cultura, que «en los 25 años de la Simfònica, ningún equipo de gobierno de Cort había maltratado de esta manera a nuestra orquesta». También recuerdan al regidor que «ha convertido el sobrenombre de 'Ciutat de Palma' en un monumento al maltrato cultural y musical, como bien calificó el maestro Michael Nyman cuando declaró que lo que nos están haciendo es obsceno». Según añade el comité de empresa, esta situación no habría ocurrido si Cort «hubiera mantenido los porcentajes de su aportación».

Mientras, la Simfònica prepara su próximo concierto reivindicativo, que será mañana, a las 20.15, en la iglesia dels Sagrats Cors de Palma en colaboración con ARCA.