En el exterior del edificio de sa Màniga se hicieron demostraciones de lo aprendido en el Stage.

1

Cala Millor se ha erigido, durante el mes de julio, en la capital internacional de la danza con una gran fiesta artística en la que se disfrutó de diversas manifestaciones de baile. El Auditorium sa Maniga de la localidad fue escenario, la pasada semana, del II Stage Internacional de Danza, donde bailarines de todas las edades participaron, durante una semana intensiva, en diferentes talleres para aprender los principales movimientos de la danza en todos sus géneros.

Este año, el Stage registró una importante participación, ya que se contó con 55 alumnos, distribuidos entre las clases de contemporánea, baile africano y hip hop. Todos ellos vivieron en directo las sensaciones de la danza de la mano de profesores de reconocido prestigio. Los bailarines trabajaron intensamente. Se iniciaban las sesiones, en las instalaciones de sa Màniga, a las 9.30, y se prolongaban hasta las 16.30 horas. También hubo actividades en los exteriores del edificio, donde se impartían clases de yoga.

Multitudinaria

Para mostrar todo el trabajo realizado en el Stage hubo una multitudinaria demostración frente al teatro. Se ofreció una muestra de los talleres de danza, a la que asistieron más de 300 personas. Se pudo comprobar los resultados del taller de baile africano, con Víctor Ugabwa, y los de contemporánea, dirigidos por Anna Sánchez y Andreas Lauck, además de una sesión de hip hop, bajo la dirección de Nil Fruitós.