La Simfònica, en un instante del recital en homenaje a mossèn Alcover en Manacor. | Nuria Rincón

5

Manacor es un referente teatral desde hace muchos años y, ahora, ha iniciado su singladura para ser también un ejemplo musical. Y lo ha hecho con muy buena nota. Alrededor de 700 personas se volcaron, el sábado por la noche, en el estreno de la trayectoria musical del nuevo Auditori.

La cita resultó todo un éxito gracias a la unión de un buen repertorio, una defensa de la lengua y una nutrida representación de la sociedad manacorina que quiso mostrar su solidaridad con las entidades Estel de Llevant y Aproscom, por las dificultades económicas que están atravesando.

El concierto inaugural contó un cambio de última hora, ya que el barítono Joan Pons no pudo estar presente debido a una bronquitis. Fue sustituido por el tenor Antonio Aragón, que estuvo acompañado por el pianista Andreu Riera. La segunda parte fue de la Orquestra Simfònica de Balears, dirigida en esta ocasión por Rafel Nadal. El concierto benéfico también supuso uno de los actos en homenaje a mossèn Alcover, dentro del programa dedicado al filólogo.