Previous Next
2

El buen tiempo y las cristalinas aguas de Camp de Mar, en Andratx, no fueron ayer la atracción favorita de los turistas y curiosos. Durante todo el día, la atención recayó sobre el rodaje de la película británica A long way down , que protagonizan Pierce Brosnan, Aaron Paul, Toni Collette e Imogen Potts, y que arrancó ayer para instalarse en la zona durante los próximos días. Una intensa jornada de trabajo para el equipo de esta cinta que dirige Pascal Chamueil, aunque el reparto parecía pasarlo en grande, con risas y baños en la playa incluidos.

La jornada de rodaje arrancó temprano en los interiores del Hotel Playa, en el comedor o en las habitaciones, donde, según ha podido saber este diario, se rodó una tórrida escena de sexo. Fuera, en la playa de Camp de Mar, se filmaron unas secuencias en las que los personajes que encarnan Brosnan, Paul y Poots lanzaban al agua a una sorprendida Toni Collete. Todo ocurría bajo la mirada de los turistas, algunos tomando fotografías con cámaras subacuáticas. Toda una revolución.

Trama

Sobre las tramas de las secuencias rodadas en la Isla poco se sabe, aunque fuentes cercanas a la producción relatan que el metraje rodado en Son Sant Joan el pasado fin de semana están ubicadas, en la ficción, en el aeropuerto de Londres, desde donde los protagonistas vuelan a las Islas Canarias -presumiblemente, Camp de Mar en la realidad-.