16

La trigésima edición de la Fira del Llibre clausuró ayer en el Parc de Ses Estacions de Palma un año «muy regular» y con un fuerte descenso en las ventas con respecto al año pasado. Hasta un 20% menos que en 2011, aunque son cifras «que pueden variar cuando hagamos una valoración total», apuntó Francesc Sanchis, presidente del Gremi de Llibreters. Los libreros se preguntan cuáles han sido los motivos que han conducido a esta situación. Entre ellos, «la difícil situación económica, el nuevo emplazamiento o, sobre todo, el fuerte calor».


La jornada arrancó con un cuentacuentos a cargo de Nati de Grado, pero fue un concierto del trío musical femenino Entre Veus quien puso el broche final a una edición que ha obtenido unos resultados «que más o menos no esperábamos», dijo Sanchis. Por otro lado, el presidente de los libreros aseguró que «ya es positivo que se haya celebrado, así que, de cara al año que viene, tendremos que replantearnos algunos aspectos técnicos, como la distribución de los estands, por ejemplo». De esta forma, Sanchis deja la puerta abierta para que los libros regresen a ses Estacions, a pesar de que los libreros no estén muy satisfechos. «Ses Estacions es un lugar de paso, pero no de paseo, y el fuerte calor no invita a ello», lamentó Jaume Corbera, de Quart Creixent. La misma opinión comparte Sergio González, de Literanta: «Se deberá replantear cómo se monta aquí la Fira si repetimos sede».


Los libreros esperan al menos poder recuperar el dinero invertido este año en la Fira del Llibre, y aún están pendientes de cobrar las ayudas institucionales de 2011 y de este 2012, que es de 42.500 euros. «Se han comprometido a hacer el pago cuanto antes», sopesó Sanchis.


Catalán
En cuanto a la Setmana del Llibre en Català, este año se han facturado 12.000 euros, una cuarta parte menos que en 2011, aunque cabe recordar que «hemos pasado de tener una carpa de 700 metros cuadrados a una de 120, y sin poder ofrecer novedades literarias y sólo obras de autores de las Islas», recordó Sanchis, quien espera que «el año que viene las cosas vayan mejor».