Actuación de la veterana banda Madness, este pasado verano en Mallorca Rocks. | T. Ayuga

0

Tras cerrar su primer año de programación musical a pleno rendimiento, Mallorca Rocks Hotel anuncia la ampliación de su cartel de conciertos para la temporada 2012 con la celebración de una segunda fiesta semanal, pegada al fin de semana, que complementará las que se han celebrado este año cada martes de finales de mayo a mediados de septiembre.

Según Andy McKay, director de la marca, la intención última es alargar las estancias de los huéspedes en el hotel de Magalluf ofreciendo un segundo evento a finales de semana. «La mayoría de nuestras ventas son entre aquellos que vienen a pasar unos días y a disfrutar del concierto, y vamos a incrementar los eventos de forma que nuestras camas estén ocupadas durante más noches».

Además, desde la organización del festival prevén que la ampliación de la programación también permita un aumento de asistentes entre el público local. «Mallorca es un mercado más grande que Ibiza y en dos años hemos conseguido un seguimiento por parte del público de la isla bastante importante», dice McKay, «aunque nuestro mercado principal sigue siendo el británico». Algo que seguirá marcando la contratación de artistas para el año 2012, aunque el director de Mallorca Rocks también anuncia modificaciones en ese sentido. «Este año hemos comprobado que lo que funciona en Ibiza no necesariamente lo hace también en Mallorca, así que las programaciones, aunque compartirán muchos artistas, serán ligeramente diferentes para cada isla. Una de nuestras ideas es aumentar el número de bandas españolas en el cartel del festival, casi siempre como grupos teloneros».

«Para ser el primer año en que hemos desarrollado la programación al completo en Mallorca Rocks estamos muy contentos», asegura. «No tenemos intención de expandir la marca en otros establecimientos. Nuestra intención es crecer en Mallorca e Ibiza, y eso pasa por traer a un mayor número de turistas».

Es ahí cuando McKay hace énfasis en que Mallorca Rocks es una iniciativa beneficiosa para toda la zona. «Magalluf atrae especialmente a jóvenes británicos, y nuestro producto se dirige al sector de mayor nivel dentro de ese mercado. No creo que seamos perjudiciales para nadie. No somos una sala de conciertos. No queremos quedarnos con todo el público siete días a la semana, sólo atraer a cuanta más gente mejor a la zona, algo bueno para todos».

McKay se encontró a principios de temporada con la oposición de una parte del sector, representada por la Asociación de Comerciantes y Empresas de Servicios Turísticos de Mallorca (Acotur), que llegaron a amenazar con denunciarle al Ajuntament de Calvià por permitir la celebración de macroconciertos en sus instalaciones.