Previous Next
0

Familiares, amigos y compañeros del mundo de las letras, editores y escritores, despidieron ayer al poeta Bartomeu Fiol en el funeral por su alma que acogió la parroquia de Santa Creu de Palma. Un centenar de personas acompañó a la familia en esta emotiva despedida.

Durante la ceremonia religiosa, el canónigo Guillem Ollers recordó a Fiol como «un referente de la literatura catalana», una persona que destacó por «su amabilidad, su generosidad, su buena dicha y su capacidad para la amistad».

Entre las amistades más cercanas y compañeros de letras que le despidieron se encontraban Jaume Mateu, presidente de la Obra Cultural Balear; Francesc Moll, presidente del Gremi de Llibreters; los escritores Damià Pons, Miquel Bezares, Carme Riera, Sebastià Alzamora, Miquel Cardell, Pau Vadell, Jaume C. Pons Alorda, Àngel Terrón, Perfecto Cuadrado, Joan Perelló, Josep Lluís Aguiló, Jaume Pomar, Antònia Vicens, Francesc Torres, Rosa Maria Colom y Xavier Abraham, entre otros, así como el historiador Guillem Rosselló Bordoy o Manel Quadreny.

El vicepresident de Cultura i Patrimoni del Consell, Joan Rotger, fue la única representación política que se acercó al templo para dar su último adiós al escritor. Entre los asistentes se comentó la ausencia de autoridades del Govern y de Cort. Bartomeu Fiol, ganador del Premi Ciutat de Palma de Crítica Literària en 2009, falleció el pasado lunes a los 77 años en Palma. La editorial Moll publicará próximamente un dietario inédito del poeta, Entre Cavorques i Bradenburg .