Can Lis, junto a la costa, es delegación española de la Fundación Utzon. | FLEMING BO ANDERSEN/ BENT RYBERG

2

Can Lis es la sede de la delegación española de la Fundación Utzon desde el pasado 14 de junio, fecha en la que esta entidad se inscribió en el Registro Único de Fundaciones de las Illes Balears, según consta el Butlletí Oficial de les Illes Balears (BOIB).

La finca, de unos 1.082 metros cuadrados construida en Portopetro, era propiedad de Kim Utzon, hijo del autor de la Ópera de Sidney. Hace unos meses, decidió desprenderse de ella y venderla a la Fundación Utzon. Así consta en el Registro de la Propiedad de Felantix-2, donde el pasado 28 de julio se recibió una escritura otorgada ante notario por la que Kim Utzon vendía «a la Delegación Española de la Fundación Utzon» la casa de Can Lis. Contempla el registro que el hijo del prestigioso arquitecto, ganador de Pritzker de Arquitectura, vendía también a esta fundación otras cuatro fincas rústicas.

La delegación, al igual que la fundación matriz con sede en Dinamarca, tiene por objetivos, según recoge el BOIB, «la difusión de la arquitectura, el arte, la cultura y la investigación, incluyendo el uso de conceptos de arquitectura, ideas y filosofía de Jorn Utzon».

Por otra parte, la Societat Arqueològica Lul·liana, además de la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de Can Lis -como informó el miércoles este periódico-, ha solicitado a Patrimoni de Consell la misma protección para la finca Can Feliz, que Utzon construyó en el interior de la Isla.