Lluvia Rojo (Madrid, 1977) es una de las caras más populares de la televisión nacional gracias a su papel de Pili en Cuéntame cómo pasó. Lo que muchos desconocen es su faceta de cantante y líder de la formación No band for Lluvia. El grupo acaba de aterrizar de Mali, donde se trasladó para grabar la canción Redrum para la ONG Voces. Esta noche participará, junto a Pau Donés y los malienses Tchi Denw, en el concierto que la plataforma solidaria ofrece en el Parc de la Mar, a partir de las 21.00.

-Su cara es una de las más populares de la televisión, pero, ¿quién en realmente Lluvia Rojo?
-Soy una persona bastante normal. A veces se me olvida lo de la televisión. Te lo recuerdan porque la gente te reconoce, pero siempre es tan agradable y la serie va tan bien, que no me importa. Sigo manteniendo la ilusión por todo y no dando nada por hecho.

-Diez años interpretando a la peluquera Pili en Cuéntame cómo pasó. ¿Qué le ha aportado este personaje?
-Pili es como una persona independiente a mí. Nos hemos ido retroalimentando y me produce mucha ternura. Me ha dado muchísimo.


-Compagina la interpretación y la música, con su grupo No band for Lluvia. ¿Cuál es su verdadera vocación?
-Mis padres son músicos, así que la música me viene de cuna y la he estudiado desde pequeña. No soy una persona demasiado vocacional, a priori, y prefiero no elegir. Estar en un escenario, la televisión también lo es, sí es vocacional. Ahora mismo, la música es lo que más me gusta.

-En la interpretación tiene que amoldarse a un personaje, pero cuando se sube a un escenario, ¿qué faceta de su personalidad se encuentra el público?
-Una faceta más rock. Nuestra música es una mezcla de rock, punk y pop, en inglés. Las letras hablan un poco de todo, sobre todo sobre las relaciones entre personas. Es un rollo oscuro, como pueden ser Placebo o Muse.

-Además de artista es también una persona solidaria y comprometida con el medio ambiente. ¿Qué es lo que más le preocupa de lo que ocurre en el mundo?
-Me preocupa todo, sobre todo sabiendo que podemos erradicar el hambre extrema y sobre todo cuando la evidencia es tan clara. Me preocupa mucho que las políticas de los gobiernos sean bastante lights sobre el medio ambiente.

-¿Cuál es su labor en la plataforma Voces?
-Es un proyecto entre artistas, un proyecto de voces. Mi papel es ayudar, colaborar al máximo y dar todo lo que pueda. La cultura es la mejor arma que se puede tener para el desarrollo de países con falta de medios. Generamos ilusiones, que es lo primero que necesitan, y una perspectiva de futuro.