0

Diferentes disciplinas artísticas y los mejores vinos y cavas se dieron cita el viernes en una nueva edición de Art i Copes en Cala Sant Vicenç, en Pollença. Una buena oportunidad para que el público no habituado al arte contemporáneo pudiera descubrir el placer de enfrentarse a las exposiciones más arriesgadas.

Así, hasta los más pequeños de la casa, se acercaron a las propuestas de dieciocho artistas. Pese a que Art i Copes se celebra sólo desde hace tres años, es una digna sucesora de la mítica Nit Niu, desaparecida hace cuatro, y la gran respuesta del público -se acercaron a evento más de ciento cincuenta personas- corrobora ya su consolidación.

Como suele ser tradición, el itinerario artístico se inició en el mirador de Cala Barques con un baile a cargo de los Gegants de l'Esbart de Sant Jordi y la música de los Xeremiers de Orats.

Itinerario

El recorrido artístico arrancó más tarde. Los gegants y xeremiers iniciaron, junto al público asistente, su visita a las diferentes exposiciones ubicadas en el Hotel Molins, el Hostal Oriola, el Restaurante Pinar, el Bar Modesto y el Hotel La Cala. Una de las exposiciones que llamó más la atención entre el público fue la del Hotel Molins, donde comparten protagonismo los artistas Josep Maria Alaminos, Jorge Azri, Guillem Crespí, Xavier Llull, Toni Mandilego y Velcha Velchev.

Pese a que la combinación de arte y copas sólo se pudo disfrutar ayer, las diferentes muestras artísticas estarán a disposición del público que se acerque a Cala de Sant Vicenç durante toda la próxima semana.