Pep Llambías, fotografiado ayer junto a su instalación en Es Baluard.

0

Septem es la nueva instalación de Pep Llambías (Alaró, 1954) en la que muestra una obra compuesta por vigas de hierro, espejos enmarcados, proyectores de gobos [luz que se suele usar en publicidad] y palabras realizadas con neones. Éstas últimas reflejan las siete virtudes y los siete pecados capitales y, mediante el juego de todos estos elementos, el artista plantea a los espectadores una reflexión sobre los preceptos morales y lo prohibido. La exposición se inaugura hoy, a las 20.00, en el Museu Es Baluard de Palma.

Para Llambías, estos preceptos e inquietudes propias del ser humano «surgen de manera inconsciente, están en la propia persona y su conciencia», y su intención es «hacer participar al espectador y plantearle un acto reflexivo de su propia imagen». Esto lo consigue a través de la visión del que observa mediante el juego de las luces y los espejos, que sitúan al observador «en su propia realidad unidos por alguna palabra».

Estas palabras que el artista muestra están transcritas en latín y su intención es «enfrentar a los espectadores a los pecados capitales y también a las grandes virtudes, haciendo que se cuestionen a sí mismos». Gula, diligencia, avaricia y paciencia son sólo algunos ejemplos.

La instalación está expuesta en el Aljub del museo, un espacio dotado de «un silencio y una soledad consciente» durante la contemplación de una obra en la que Llambías ha podido «trabajar en la soledad permanente».

Según Cristina Ros, directora de Es Baluard, que firma un texto en el catálogo de la exposición, se trata de un artista que usa la «palabra» como emblema de su trabajo, utiliza los «recursos gráficos» y llama al «pensamiento a través de los conceptos expuestos».