0

El nieto de Andrés Pardavila tuvo que renunciar a los estudios, al windsurf y a la música a causa de un tumor cerebral. Un vuelo por la vida es una novela basada en la enfermedad de Andrés Rodríguez y en su forma de afrontarla. Con tan sólo 17 años se vio obligado a someterse a una operación. Dos años más tarde falleció y Pardavila, «en un arrebato de rabia», trata de plasmar en su libro lo que su nieto no pudo expresar al quedarse sin voz por el tratamiento quirúrgico.
El autor presenta hoy su libro, a las 11.00 horas, en la sala de actos del Palma Arena «con la ilusión de demostrar la valentía que mostró mi nieto a lo largo de su enfermedad». Tras su primer paso por el quirófano, Andrés Rodríguez salió sin equilibrio, ciego del ojo derecho, con una voz cacofónica y alimentándose a través de una cánula. Tan sólo le quedó intacto el olfato y la memoria. «Quiero que algún experto en medicina o en neurocirugía me pueda explicar por qué solamente le quedaron íntegros la memoria y el olfato», señala Pardavila.
La historia, contada en primera persona por su hermana Tesi, plasma «el sufrimiento de Andrés y la telepatía que tuvieron ambos durante el transcurso de la enfermedad».
Andrés Pardavila explica que «fue bastante doloroso escribir el libro porque tuve que recrear y recordar todos los malos momentos por los que pasó mi nieto». En esta obra Pardavila narra los detalles de la vida de Andrés a partir de la enfermedad. Entre ellos, destacan las cartas de amor de su nieto a una joven adolescente de quien estaba enamorado. «Estas cartas nunca llegaron a su destinatario», apunta el autor.
Parte de los beneficios de la venta del libro irán destinados a una asociación contra el cáncer. «El cantante y amigo Joan Miquel Oliver tuvo un peso importante en la publicación del libro ya que, después de leérselo, fue él quien me animó a editarlo», resalta Pardavila.