Paula Téllez junto a una de sus obras.

0

Hacer arte con lo que una vez creó arte, así define Paula Téllez (Madrid, 1961) su nueva exposición de escultura, que lleva por título Eines . Un total de nueve obras rinden «homenaje a las herramientas de la Cerrajería Seguí», explica la escultora, y conforman una exposición en la que la artista se aleja de su línea creativa funcional y se introduce de lleno en la escultura como algo puramente artístico. La inauguración será el próximo 1 de julio en un espacio «muy bonito y que se adapta a mi obra», la galería Missió21Art (Missió, 21, Palma).

Téllez considera que las antiguas herramientas de las que se ha servido para llevar a cabo su proceso creativo «tienen una belleza y una fuerza intrínseca por sí mismas», por lo que a través de la contemplación decide «darles forma y acompañarlas por algo trabajado por mí». Para su realización, la artista parte de elementos como el zinc sobre bases de madera, «un material ligero que contrasta con la pesadez de las piezas antiguas».

La obra se podría dividir en dos series, una «más ligera» compuesta por cuatro piezas, y una segunda colección de mayor peso y embergadura. Téllez confiesa: «Las que mayor satisfacción me han dado quizás sean las piezas más ligeras, porque crean formas curvilíneas que parece que están montadas en el aire. Da la sensación de que quisieran despegar como una cometa».

La intención de la escultora es «volver a la raíz y no sólo crear a partir de material nuevo» y asegura que «lo que está abandonado o desechado me atrae soberanamente». Así la artista realiza, tal vez de una manera indirecta, una crítica al «consumismo en general».