NICO BRUTTI El Festival MallorcaMón en su tercera edición se ha saldado con un balance positivo. Quilapayún, Cap Pela y los excelentes contrabajista y violoncelista, Toni Cuenca y Miquel Aguiló respectivamente, animaron durante más de dos horas a un Auditòrium a media entrada.

Pasadas las nueve de la noche, el presidente de la Obra Cultural Balear, Jaume Mateu, hizo las presentaciones correspondientes, desgranado la labor de la institución, en un discurso cargado de integración y tolerancia. Lo propio realizó la representante de la casa de Chile en Mallorca, y formalmente presentó al grupo más relevante de la resistencia trasandina, los incombustibles Quilapayún.

El sexteto, fundado en 1965, ha pasado por casi todas las vicisitudes en estas cuatro décadas de existencia. En Chile, en sintonía con Unidad Popular, apoyó a Salvador Allende y su gobierno socialista hasta el cruel golpe de estado del genocida Pinochet. Francia pasó a ser su morada, convirtiéndose en portavoz de la oposición a la dictadura chilena en el exilio.