La portavoz municipal del Ayuntamiento de Madrid, delegada del área de Seguridad y Emergencias y vicesecretaria de Sectorial del PP de Madrid, Inmaculada Sanz. Archivo. | Jesús Hellín - Europa Press

La delegada de Seguridad y Emergencias y Portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, ha tachado de «falso» el «ataque» de la delegada del Gobierno, Mercedes González, al Ayuntamiento por la situación de la droga en Lavapiés y ha exigido que pida «disculpas» a los funcionarios municipales tras «poner en cuestión» su trabajo.

«Cuando uno tiene responsabilidades de Seguridad en la ciudad, como ella, lo que tiene que hacer es asumirlas y dar la cara cuando las situaciones se complican. Lo que no puede hacer es echar balones fuera y poner en cuestión el trabajo que se hace», ha lanzado Sanz a los periodistas tras participar en unas jornadas sobre soledad no deseada en CentroCentro.

Mercedes González aseguró ayer que el Ayuntamiento «no ha actuado y ha mirado para otro lado» ante el problema de tráfico y consumo de drogas en este barrio en el que se experimenta un «deterioro que ha venido acumulándose a lo largo del tiempo en el barrio y tendría que haber sido abordado mucho antes».

Sanz considera que estas palabras son «profundamente injustas» y «más de una persona que ha sido concejal» en el Consistorio, un ataque que «no es al Equipo de Gobierno» sino a los «cientos de personas que llevan trabajando en ello como sabe bien».

Al hilo, ha destacado, entre otros, el trabajo de los equipos de Salud Madrid que atienden a drogodependientes y el de la Policía Municipal que ha impulsado «buena parte de los desalojos de narcopisos y narcochabolas».

Refuerzo de presencia policial

Posteriormente, al ser preguntada por la sensación de inseguridad en la zona las últimas semanas, ha asegurado que se ha reforzado la presencia policial desde antes de verano así como los servicios sociales.

La delegada ha reconocido que se produce un desplazamiento de unas zonas a otras cuando se solventa el problema, como es el caso de las «narcochabolas, narcochamizos y naves» en Villaverde, «casi erradicado» que se ha movido a otras áreas del distrito.

«Vamos a seguir trabajando. Hemos intervenido en más de 250 narcopisos en este Mandato. Evidentemente los ciudadanos nos dicen que se perciben inseguros y hay que intensificar las labores», ha agregado.

Por último, ha insistido en la necesidad de que el Ejecutivo central permita cubrir el déficit de 1.000 policías locales y ha deslizado que González podría incrementar dispositivos donde los vecinos se sienten inseguros «ahora que presume que tiene más efectivos en la ciudad que nunca».