El 'pare' Suau, tras 40 años de trabajo, recibió el Siurell Iniciativa Social i Ètica de manos de Carmen Dameto. | M. À. Cañellas

Tomeu Suau se definió como un «fracasado feliz» cuando recogió el Siurell a la Iniciativa Social i Ètica por su entregada labor por la infancia y por los más desfavorecidos en sa Indioteria. «Es cierto que muchas personas han cambiado y son mejores, pero no he conseguido lo que quería. Yo me pensaba que todo el mundo amaría a Jesús, y ha sido un fracaso. Pero soy un fracasado contento y feliz porque he ayudado a mucha gente», se sinceró al recibir el galardón de parte de Carmen Dameto, presidenta de Son Termes.

En un vídeo sorpresa de agradecimiento, los niños del Club Jovent le dieron la enhorabuena y cuatro representantes alabaron sus virtudes personales.

Suau reivindicó el espíritu de pertenencia al barrio y las pequeñas iniciativas para mejorar la vida de las personas. «Me sorprendió que me dieran este premio. No me lo merezco, y no lo digo por quedar bien. Soy un grano de arena en el océano. Pero si se juntan muchos granitos, forman una playa, que es lo mejor que tenemos y donde todos disfrutan. Es una lástima que tengamos tan olvidado el mundo de los niños. Si en todos los barrios se hiciera la mitad de lo que hicimos nosotros, estaríamos salvados», concluyó.

Siurell Iniciativa Social i Ética
Méritos

Tomeu Suau ha dedicado su vida a trabajar por la igualdad y la solidaridad, especialmente en el barrio de sa Indioteria, donde puso en marcha el Club d’Esplai Jovent.