Sigue la tradición

A. Estabén | 29/11/2014

Valorar:
preload
La lechona o las carnes elegidas que se llevan a cocer al horno Reina María Cristina llevan un número para su identificación. En este establecimiento también las preparan por encargo.

La lechona o las carnes elegidas que se llevan a cocer al horno Reina María Cristina llevan un número para su identificación. En este establecimiento también las preparan por encargo.

LechonaLechonaLechona

La carne de lechona es una de las más apreciadas por los consumidores que siguen la tradición de llevarla a sus mesas en las fiestas navideñas.

LechonaEl trabajo de prepararla para el asado y vigilar su punto de cocción lleva su tiempo. Una opción segura es la de llevarla a cocer a un horno, como se solía hacer antaño, actividad que ha ido desapareciendo a medida que se iban implantando los hornos eléctricos.

Uno de los que lo lleva a cabo en Palma es el horno de Reina María Cristina, en el que Margalida Serra y Jaume Torrens, su hijo, realizan este trabajo.

Asados

Jaume Torrens señaló que «el día 24 de diciembre, a partir de las 9.00h, nos pueden traer los asados hasta las 19.00h. El 25 de diciembre, día de Navidad, y el 26 también asamos desde las 9.00 hasta las 13.30h. Otra fecha en la que asamos las carnes es el 6 de enero, día de Reyes. Desde las 9.00h con tope de recogida a las 13.30h».

LechonaEste mes de noviembre se ha ido vendiendo la lechona en los mercados municipales. «Es muy positivo comprarla ahora -señala el carnicero del mercado de l’Olivar, Miguel Sastre- si uno quiere ahorrarse 20 euros. El distintivo de la lechona mallorquina está en un crótalo amarillo, que es la garantía de calidad.

El precio de la pieza de 4 a 6 kilos, que puede ser de raza blanca o negra se vende ahora entre los 58 y los 65 euros. Las piezas entre 6 y 10 kilos puede oscilar su precio entre los 65 y 68 euros».