Rafa Nadal en el partido de este martes. | Reuters

0

Cuando el pasado viernes se sorteó el cuadro de Wimbledon, la parte baja del mismo, donde se enclava Rafael Nadal como cabeza de serie número 2, fue destacada como la más temible. Los analistas comenzaron a elucubrar posibles enfrentamientos del 'manacorí' en su camino a lograr una final que le lleve a lograr su vigesimotercer grand slam, el tercero de la temporada. Nombres como Marin Cilic, Félix Auger-Aliassime y sobre todo Marco Berrettini, se presentaban como terribles escollos para Nadal, quien sólo se había visto beneficiado por un hipotético cruce de cuartos de final entre Berrettini y y Stéfanos Tsitsipas y del que hubiera salido su posible rival en semifinales.Pues bien, disputada la primera jornada, sólo el griego continúa en competición.

Noticias relacionadas

El primero en caer fue el croata, víctima del Covid. Por el mismo motivo se dio de baja el italiano, finalista el año pasado y que llegaba a Wimbledon pletórico tras haber vencido en los torneos de Stuttgart y Queen's. Y ayer, en la gran sorpresa de la jornada, el canadiense, que había llevado a Nadal al quinto set en octavos de final del pasado Roland Garros, caía frente al gigante estadounidense Maxime Cressy en cuatro mangas. De esta forma, Nadal ve cómo lo que empezó un camino lleno de 'bombas' se ha vuelto, en teoría, mucho más despejado de evidentes peligros, aunque en un torneo como Wimbledon cualquiera puede mandarte a casa. El próximo rival de Nadal será el lituano Ricardas Berankis, que doblegó a otro 'bombardero' nortemaercano como Sam Querrey, a quien ya derrotó en su última participación en este torneo, en 2019.

Visto lo acontecido hasta la fecha, y puestos a aventurar algo con el riesgo que ello conlleva visto lo visto, el rival a priori más complicado para Nadal en la siguiente ronda sería el holandés Botic van de Zandschulp, un especialista en este tipo de superficies. Nadal le derrotó con suficiencia en el pasado torneo parisino, pero ya se sabe que en tierra es diferente. La ventaja es que el mallorquín ya contaría con dos partidos de rodaje en hierba y a partir de ahí es cuando ya comienza a ajustar sus parámetros y a convertirse cada día en más favorito. Siguiendo con las elucubraciones, el norteamericano Taylor Fritz y el australiano Nick Kyrgios serían las principales amenazas para Nadal hasta semifinales, pero nada mejor que seguir el 'cholismo' e ir partido a partido.