Rafael Nadal lamenta un error durante su participación en Indian Wells. | J. M. Giménez

11

Rafael Nadal tendrá que parar entre cuatro y seis semanas, por lo que se perderá buena parte de la temporada de tierra batida. Eso sí, el tenista de Manacor espera poder estar en Roland Garros si se cumplen los plazos de recuperación fijados tras conocer que sufre una fisura de estrés del tercer arco costal izquierdo, toda vez que se sometió a una serie de pruebas médicas a su regreso a España, después de perder la final del Masters 1.000 de Indian Wells, en la que sufrió problemas físicos que le impedían respirar con normalidad y mermaron su rendimiento. Nada mas aterrizar en Madrid, eñ tenista de Manacor se dirigió hacia Barcelona, donde fue atendido por su equipo médico de confianza, dirigido por el doctor Ángel Ruiz-Cotorro.

Noticias relacionadas

El parte médico ofrecido por el reconocido médico desvela que Nadal «presenta después de realizadas las pruebas pertinentes RMN y TAC, una fisura de estrés del tercer arco costal izquierdo que se produjo en el partido de semifinales el sábado en Indian Wells. El tiempo estimado para su vuelta a la actividad deportiva es de 4 a 6 semanas», refiere la nota oficial. Ese diagnóstico obligará al actual número tres del mundo a frenar su brillante temporada, con un balance de 20 victorias y 1 derrota, además de tres torneos (Melbourne, Abierto de Australia y Acapulco) y una final (Indian Wells), en especial el tramo de tierra batida que lleva a Roland Garros, y en el que su primera parada debía ser el Masters 1.000 de Montecarlo, que arranca el próximo 10 de abril. Con el tiempo justo y una preparación menor que sus oponentes, en especial en cuanto a ritmo de competición, Nadal confía en poder estar en el Grand Slam parisino en condiciones de pelear a alto nivel por un nuevo título. Su presencia en Madrid o Roma será un buen termómetro para calibrar su estado de forma de cara a la cita francesa.

El propio tenista mostraba su desolación al conocer el resultado de las pruebas y el largo parón al que se verá obligado. «No son buenas noticias y no me esperaba esto. Estoy hundido y triste porque tras el inicio de temporada que he tenido tan buena, llegaba a una parte muy importante del año con muy buenas sensaciones y buenos resultados», afirmaba el ganador de 21 Grand Slams, que lanzó a la vez un mensaje de optimismo a sus seguidores. «Siempre he tenido ese espíritu de lucha y superación y lo que sí haré es tener paciencia y trabajar duro tras mi recuperación. Una vez más agradecer a todos el apoyo», prosiguió un Nadal que ya ha iniciado la cuenta atrás para volver a las pistas.