Rafael Nadal durante el encuentro con Diego Schwartzman. | YOAN VALAT

0

París alumbra este viernes otro duelo colosal entre el rey de la tierra batida y el número uno del mundo. Rafael Nadal busca esta tarde (no antes de las 17:30/DMAX y Eurosport) su decimocuarta final de Roland Garros ante Novak Djokovic en la reedición del duelo por el título del año pasado en una semifinal con aroma a encuentro decisivo por el título. Después de que Alexander Zverev y Stefano Tsitsipas libren su particular batalla por una plaza para el desenlace del Grand Slam francés, el mallorquín y el serbio escriben el capítulo 58 de la mayor rivalidad del planeta tenis en el choque más esperado en la Philippe Chatrier.

En juego está el pase a la final y dar un paso decisivo para convertirse en el dominador de los grandes torneos de la ATP. El trece veces campeón de la Copa de los Mosqueteros pretende habilitar su primera oportunidad de fijar un nuevo récord de victorias en los major y deshacer el empate a 20 títulos que mantiene con Roger Federer, mientras que Djokovic, con 18 trofeos de Grand Slam en sus vitrinas, aspira a reavivar sus opciones de gobernar este particular palmarés. Aún quedará un partido para levantar el segundo grande del curso, así que todo se reduce a hoy. No hay nada más allá del penúltimo partido aunque todo apunte a que el ganador de la segunda semifinal avance con la vitola de gran favorito.

Tras requerir de su mejor versión para dejar atrás a Diego Schwartzman en los cuartos de final, el defensor de la corona encara otro reto mayúsculo. El mayor desafío para Nadal sobre la tierra batida es Novak Djokovic y viceversa. El mallorquín le ha ganado en 19 de las 26 ocasiones en las que se ha enfrentado en el polvo de ladrillo, aunque el serbio puede presumir de ser el jugador que más veces le ha superado en su superficie predilecta. El balcánico, que manda en el cara a cara con 29 victorias en 57 encuentros, es el único en activo que le ha ganado en Roland Garros y el único en hacerlo en tres sets para colarse en el memorable historial de su adversario, que acumula 105 triunfos en 107 encuentros en la capital francesa.

Argumentos

El escenario y el momento elevan los argumentos de Nadal en la batalla psicológica. Le ha ganado más veces en Grand Slam (16-10), sobre tierra (19-7) y en la penúltima ronda de un torneo (10-9). Además, aunque ambos cuentan con muchos kilómetros recorridos en la Philippe Chatrier, nadie la domina como el vigente campeón, que sabe exprimir sus grandes dimensiones y maneja las corrientes de viento que la hacen tan especial. Un día soleado y con calor como el que se espera hoy en París también sonríen al zurdo de Manacor, cuya bola tendrá un bote más vivo y comprometedor para Nole.

French Open tennis tournament at Roland Garros

Noticias relacionadas

Será la novena vez que se vean las caras sobre la tierra de París, donde Nadal manda en el global de enfrentamientos por un claro 7-1. El último precedente en el Grand Slam francés tuvo lugar en la atípica edición otoñal de 2020 y se saldó con el marcador más contundente de todos sus duelos previos. El mallorquín levantó la Copa de los Mosqueteros por decimotercera vez y esbozó su particular hoja de ruta para desarbolar al número uno del mundo en su territorio. En aquella ocasión los condicionantes parecían favorables al de Belgrado, pero el zurdo de Manacor se encargó de dejar claro quien manda en su casa.

El precedente más cercano entre ambos se produjo hace apenas un mes en el Masters 1.000 de Roma y también reveló un sorprendente patrón en la fórmula utilizada por Nadal para doblegar a su nemésis. Al contrario de lo que pueda parecer, el mallorquín basó su éxito en el dominio de los puntos más cortos y de poco le sirvió al serbio anotarse la mayoría de intercambios largos. El tenista isleño sumó más tantos en las acciones que estuvieron por debajo de los cuatro golpes e impuso su dominio con la derecha consiguiendo impactar en más ocasiones con su arma más letal. También forzó que Nole jugara menos con su temible revés, pero estas pautas sólo se entienden a partir de una gran agresividad del balear y de conseguir mandar en el juego asumiendo la iniciativa.

Sin embargo, una cosa es tener un plan y otra ejecutarlo. Después de 57 duelos y tres lustros estudiándose al milímetro, hay poco margen para la sorpresa. Al final, en un duelo tan igualado, todo se reduce al acierto a la hora de imponer tu estilo sobre el del rival. Nadal tiene claro que está ante posiblemente el mejor restador del circuito, así que necesitará elevar sus prestaciones al saque, sobre todo con el segundo, y ofrecer un repertorio variado para minimizar las virtudes de Djokovic al contragolpe y ser indetectable a ojos del serbio.

Con la maquinaria bien engrasada en el aspecto físico y con el depósito de energía e ilusión repleto, Nadal necesita encontrar ese punto de serenidad que le permita soltar el brazo. Fue su única laguna en el duelo de cuartos de final ante Diego Schwartzman. Cuando sus golpes perdieron profundidad en el segundo set y cedió la manga, supo recuperar la calma para marcar las diferencias en el tercero. Esa capacidad de reacción ha alimentado su confianza y reforzado la progresión habitual que traza en las citas de dos semanas. Se demostró que está en el mejor momento en el tramo oportuno del torneo y hoy tendrá ese recuerdo fresco en la mente cuando vuelva a aparecer una situación límite.

Pavlyuchenkova y Krejcikova se citan en la final femenina

La rusa Anastasia Pavlychenkova y la checa Krejcikova disputarán la final de Roland Garros, tras superar a la eslovena Tamara Zidansek y a Sakkari, respectivamente. Pavlychenkova, de 29 años, logró por primera vez en su carrera el pase a la final de Roland Garros, tras derrotar a la eslovena Tamara Zidansek, por 7-5 y 6-3, en 1 hora y 34 minutos. Tras haber disputado hasta en siete ocasiones los cuartos de final de los diferentes Grand Slam, la 32 del mundo logró superar esa ronda y se mostró muy superior a la eslovena, 85 del ránking a sus 23 años para conseguir meterse en la final.
La checa Barbora Krejcikova, hasta ahora especialista en dobles, se convirtió en la segunda finalista de Roland Garros, tras derrotar a la griega Maria Sakkari, que tuvo una bola de partido, antes de inclinarse por 7-5, 4-6 y 9-7 en 3 horas y 18 minutos. Krekcikova, de 25 años y 33 del mundo, que hasta ahora no había superado los octavos de final de un Grand Slam, se jugará su primera final contra la rusa Anastasia Pavlychenkova, de 29 años, número 32, que derrotó a la eslovena Tamara Zidansek por 7-5 y 6-3.