0

Las grandes amenazas que pueden impedir la esperada semifinal entre Rafael Nadal y Novak Djokovic tienen acento italiano. Jannik Sinner reta este lunes al defensor del título y Lorenzo Musetti hace lo propio con el número uno del mundo para dar un espaldarazo a sus prometedoras carreras, ya que con apenas 19 años sus nombres están llamados a sonar con fuerza en las grandes citas. Y no son los únicos, ya que el también transalpino Matteo Berrettini, tras el adiós de Roger Federer, ya espera al serbio en los cuartos de final.

Nadal manda (2-0) en el global de enfrentamientos con Sinner, al que, además, conoce muy bien después de haber entrenado en la burbuja de Adelaida antes de competir en el Abierto de Australia. El italiano ya tiene algunas víctimas ilustres en su historial y es probablemente el jugador más consolidado de su generación, por lo que dispara la exigencia del mallorquín en su reto de reconquistar la Copa de los Mosqueteros. Sin duda el balear tiene todo de su lado para imponer su ley en su casa, pero este lunes no habrá ni un segundo para bajar la guardia.

El tenis italiano tiene motivos para soñar tanto con Sinner como con Musetti, que también se plantará ante Djokovic sin nada que perder. Precisamente el desparpajo con el que pueden jugar elevan la dificultad, aunque tal vez su talento aún no dé para derribar la jerarquía de los dos grandes aspirantes a salir airosos de París.