Rafa Nadal saludando tras un partido. | Rodrigo Jiménez

1

Ganar el Roland Garros número 14 para sumar 21 Grand Slam, esa es la ecuación que tratará de resolver Rafael Nadal sobre la tierra batida parisiense para agrandar un poco más la leyenda de acero simbolizada en la reciente estatua erigida en el torneo parisiense. De conseguirlo el próximo 13 de junio, el mallorquín convertiría en el primer hombre en sumar tantos grandes, superando al suizo Roger Federer. Una gesta de enormes dimensiones, labrada sobre todo en ‘su’ tierra batida. Por encima solo tendría a tres mujeres. La alemana Steffi Graf, que tiene 22, uno menos que la estadounidense Serena Williams y dos menos que la australiana Margaret Court.

El balear se estrena este martes (no antes de las 16 horas, Eurosport) contra el australiano Alexei Popyrin, número 63 de la ATP en la Philippe Chatrier, el escenario de sus coronaciones. Nadal, que cumplirá 35 años este jueves, afronta el nuevo reto con la moral fortalecida por sus victorias en Barcelona y, sobre todo, frente a Djokovic en la final de Roma.

Progresión

De menos a más, como es su costumbre, el español aterriza en París con el claro papel de favorito como siempre, aunque tras la otoñal pasada edición, el retorno a la primavera parece convertirle en el principal candidato, más que nunca.

Y eso pese a que el caprichoso sorteo ha situado en la misma vía de acceso a la final a Nadal, Djokovic y Federer, los tres nombres que han marcado el tenis en los últimos años, una circunstancia inédita.

Nadal y Djokovic, que han ganado 10 de los últimos 11 grandes, solo se medirían en semifinales, si ambos cumplen sus anteriores compromisos, lo que hace imposible reeditar la última final, cuando el español volvió a demostrar su superioridad en Roland Garros.

Noticias relacionadas

Pese a ello, en busca de su segunda serie de cinco triunfos consecutivos en París, otro hecho inédito en un mismo Grand Slam, el serbio aparece como su principal escollo. Y, como bien apuntó hace unos días su entrenador Goran Ivanisevic, afrontar antes de la final al rey de Roland Garros no puede más que ser una ventaja sicológica para su pupilo.

Djokovic, que tiene un año y un Grand Slam menos que Nadal, no ceja en su batalla por derrotarle en la plenitud de su forma en su terreno favorito.

De hacerlo y levantar su segunda Copa de los Mosqueteros, tras la de 2016, el de Belgrado se convertiría en el primer tenista en la era Open en sumar al menos dos veces los cuatro Grand Slam.

Alternativas

París verá también el retorno de un Federer camino de los 40, que visto lo visto en los tres partidos que ha disputado esta temporada, con una victoria y dos derrotas, parece más simbólico que peligroso, aunque el genio del serbio siempre puede dar sorpresas. El suizo tiene un recorrido complejo en el horizonte y un cruce con Djokovic en cuartos de final.

Con Thiem ya fuera, al ser eliminado por Andújar, el temible ruso Daniil Medvedev, el alemán Alexander Zverev, que a sus 24 años viene de sumar en Madrid su cuarto Masters 1.000, tras derrotar en la final a Nadal, pero que aun no sabe lo que es ganar un grande, y el griego Stefanos Tsitsipas siempre candidato a dar el salto entre los jóvenes, semifinalista de la pasada edición y que viene de derrotar a Nadal en Australia, su único triunfo contra Nadal en un Grand Slam, son los otros rivales.