Previous Next
0

El Open de Australia, que se disputará entre el 16 y el 29 de enero, ya ha echado andar con la disputa de las rondas previas, aunque en plena cuenta atrás hacia el inicio del torneo todas las miradas se posan en los entrenamientos de los principales aspirantes a la victoria final. Rafael Nadal conocerá mañana el camino que le depara la gran cita aussie y mientras exprime las horas en Melbourne Park para llegar a su debut en las mejores condiciones posibles.

El número dos del tenis mundial está en Melbourne desde el pasado lunes y ya cuenta a su lado con su tío y entrenador, Toni Nadal, que dirigirá sus pasos hacia el estreno en el primer grande del curso tras aterrizar ayer en tierras australianas. El objetivo de Rafael Nadal es encontrarse con las mejores sensaciones posibles después de haber visto condicionada su pretemporada por culpa de unas molestias en el hombro. El balear no dispuso de las horas de entrenamiento que había previsto para adaptarse a las modificaciones que ha introducido en su raqueta y por este motivo quiere aprovechar todo el tiempo posible antes de entrar en acción.

Servicio

El servicio se presume como una de las armas decisivas para intentar conquistar el primer grande del curso por segunda vez en su carrera. Su nueva raqueta con más peso contribuirá a incrementar la potencia de su saque, pero el manacorí precisa tiempo para ajustar el golpe. El mayor peso en la cabeza de la raqueta le proporciona más potencia, pero le resta cierto control. Los problemas en el hombro lastraron su preparación en diciembre y en los albores del curso en el torneo de exhibición en Abu Dabi y en el estreno oficial en Doha, por lo que las horas previas al Open de Australia resultan importantes para aumentar sus prestaciones.

Cabe destacar que el manacorí encara el primer gran desafío de la temporada con el deseo de mejorar su rendimiento de pasadas ediciones. Australia es una cita en la que se ha visto condicionado por los problemas físicos en sus dos últimas participaciones. En 2010 se despidió en cuartos al retirarse de su encuentro frente a Andy Murray, mientras que la temporada pasada se quedó también en cuartos al jugar 'tocado' ante David Ferrer.

En la agenda de Nadal también se suceden los compromisos publicitarios. El balear reserva los días previos al inicio de la competición para tomar parte de distintos actos para posteriormente centrarse única y exclusivamente en el torneo. Entre otras actividades, Nadal vivirá hoy un encuentro con aficionados en la cita que tiene con Bacardi y su campaña «los campeones beben de forma responsable».