Imagen del segundo entrenador del Real Mallorca, Toni Amor, junto al técnico de los Golden State Warriors de la NBA, Steve Kerr. | @toniamorfdz

0

La conexión del Real Mallorca con la mejor liga de baloncesto del mundo vivió un espaldarazo en el momento en el que el propietario de los Phoenix Suns, Robert Sarver, se hizo con la mayoría accionarial de la SAD balear. El magnate de Arizona llegó a la Isla acompañado por una leyenda de la NBA como Steve Nash, que se enroló en el consejo de administración bermellón, y este fin de semana junto a su socio Andy Kohlberg se sentará en el palco de Son Moix otro mito como el exjugador de los Bulls y actual entrenador de los Golden State Warriors, Steve Kerr.

Tres veces campeón de la NBA junto a Michael Jordan entre 1996 y 1998 y otras dos veces en los Spurs de San Antonio, Steve Kerr, que también ha conquistado el anillo en 2015, 2017, 2018 y 2022 como técnico de Golden State Warriors, será uno de los protagonistas del partido que este sábado enfrenta al Real Mallorca y al Real Betis en el estadio de Son Moix. Kerr, que desarrolló su carrera universitaria en Arizona, ya ha conocido algunos de los entresijos del conjunto bermellón en las últimas horas, en las que también ha charlado con Javier Aguirre y se ha fotografiado con alguno de los miembros del cuerpo técnico como Toni Amor, que ha compartido la imagen en sus redes sociales.

Noticias relacionadas

La leyenda de la NBA guarda una buena relación de amistad con Andy Kohlberg, con el que ya tenía previsto viajar a la Isla el pasado verano. En esta ocasión tanto la agenda de Kerr como el calendario del Real Mallorca han facilitado una visita que a buen seguro dejará una de las imágenes del fin de semana en Primera División.

En la charla, Steve Kerr ha confesado su pasión por el soccer y ha querido destacar las similitudes que para él tienen dos deportes colectivos como el fútbol y el baloncesto. El técnico también ha querido explicar cuál es su filosofía como entrenador, que le gusta que sus equipos y sus jugadores se diviertan en la cancha pero que a la vez compitan. «Nuestra labor como técnicos es encontrar el balance entre ambas cosas, disfrutar como niños pero compitiendo como profesionales». Kerr ha querido ponerles el ejemplo del jugador de los Warriors, Stephen Curry, uno de los mejores de la liga, y que «disfruta tirando, corriendo e incluso cuando le toca estar en el banquillo, disfruta de ver jugar y competir a sus compañeros. Le ves jugar con una sonrisa».

Kerr también ha dado algún detalle de su faceta como entrenador tras una exitosa carrera como jugador en la que no siempre tuvo el mismo protagonismo. «Yo jugué 15 años en la NBA en los que gané cinco anillos. Casi siempre fui reserva, a veces jugaba más de veinte minutos en un partido y en ocasiones no jugaba nada. Pero siempre con el entusiasmo de estar ahí. Es por ello que como entrenador entiendo a los que no juegan en mi equipo». Toda la plantilla ha seguido con mucha atención las palabras de Kerr, que no ha dudado en hacerse fotos con todos ellos.