Javier Aguirre, en primer plano, en una imagen captada en El Sadar. | Jesús Diges

4

El entrenador del Real Mallorca, Javier Aguirre, manifestó al final del encuentro que seguirá en el club balear la próxima temporada. «Tenemos un preacuerdo para seguir», declaró sin entrar en más detalles. El técnico por lo tanto confirmó lo que ya se conocía cuando llegó a la Isla que, en caso de permanencia, había una cláusula por la cual continuaría en el club.

Sobre el partido, dijo que en la primera parte «lo veía oscuro», pero que tras el descanso se ajustaron «algunas cosas» y el grupo salió más convencido. «La primera parte el equipo estaba nervioso, yo estaba protestando chorradas, tonterías, en la segunda estuve más equilibrado, el gol me ayudó. Había demasiadas emociones y además nos pasaban por encima y lo veía oscuro, aguantamos el cero a cero y lo vi mejor», dijo el entrenador mexicano. «Tras el descanso ajustamos dos cosas que no me gustaban y que tuviéramos personalidad con la pelota porque daba la sensación de que nos iba bien el cero a cero, fuimos más atrevidos con el balón. Teníamos que tener más juego fluido, hay gente que tiene buen pie y tiene cosas», comentó.

Para el entrenador el punto de inflexión en este final de temporada fue la goleada en contra que recibió por parte del Granada. «Después del 2 a 6 teníamos pie y medio en Segunda División. No dormía. Parecíamos unos fantasmas en el campo, no nos enterábamos de nada. Ya el gol de Abdón fue como una sacudida, vino y marcó y toda la semana fue fantástica, no toqué nada, jueguen. Se lo merecen, lo hicieron bien», manifestó.

«Ese dos a seis fue un golpe durísimo, tiraron siete veces y marcaron seis goles. Lo vi feo. Soy un hombre mayor, pero había jóvenes ahí que se jugaban su futuro y me dolía por ellos y estábamos liquidados. En Sevilla nos recuperamos. Salió el espíritu combativo tras el dos a seis y nos salvamos. No nos miramos a la carita, estábamos liquidados, jodidos, muertos, fueron tres días de deambular por el campo y el entrenador no tenía capacidad de reacción, no sé qué pasó. Y yo estando bien, contagio y creo que eso sucedió», apuntó el técnico mexicano.

Un nuevo descenso habría sido terrible. «Qué proyecto puedes tener si vuelves a bajar. Si nos vamos a Segunda, de entrada la mitad del plantel ya un problema, ahora en Primera planificas bien una pretemporada, el presupuesto es igual o mejor» recordó el entrenador.

Sobre el papel de la afición, el técnico dijo: «Después del 2 a 6 merecíamos cualquier tipo de gesto feos por parte de la gente o abandono del equipo y estuvieron ahí. Hay que agradecerles infinitamente, fueron y llenaron el campo contra Rayo y hoy vinieron y los que se quedaron muchos ahí viendo al equipo y por esta gente te da doble gusto. La aficion vino aquí y se fajaron, nos soportaron» manifestó.