Brian Oliván, en primer término, y Vedat Muriqi celebran el último triunfo del Mallorca. M.A.BORRÀS | M.A. BORRÀS

0

Mientras las redes arden y el fútbol español se prepara para un cierre de temporada asfixiante, el Mallorca ha puesto en marcha su operación triunfo particular. El conjunto bermellón, que hace solo diez días parecía herido de muerte tras ser atropellado por el Granada en su propio estadio (2-6), no solo llega con vida a la última jornada, sino que lo hace dependiendo de sí mismo y en un contexto más favorable que el de su gran rival por seguir el pie, el Cádiz.

Tampoco será una situación nueva o extraña para el club balear, que en los últimos veinte años ha pasado por otros cuatro episodios similares. En tres de ellos acabó agarrándose a la cornisa de la máxima categoría y solo en uno, el más reciente de todos, acabó deslizándose al interior del pozo.

TEMPORADA 2001-02

Mallorca-Valladolid

El Mallorca pagó un costoso peaje por su participación en la Liga de Campeones y se presentó al final de curso con el agua hasta el cuello. Un inesperado empate en el Bernabéu (0-0), ya con Tomeu Llompart en el banquillo, le permitió llegar a la última jornada fuera de la zona roja, con un punto más que Las Palmas y dos por encima del Tenerife, que se habían enfrentado en la última jornada. El equipo balear abrochaba la Liga en Son Moix contra el Valladolid, que se adelantaba antes del descanso por medio de Fernando. Los goles de Ibagaza y Luque en el segundo tiempo salvaron a los isleños (2-1).

TEMPORADA 2004-05

Mallorca-Betis

Noticias relacionadas

La salvación de 2005 será recordada siempre como milagrosa. Un esprint final meteórico y el descalabro del Levante ayudaron al Mallorca cuando el propio club ya había asumido la pérdida de categoría. Los de Héctor Cúper adelantaron por la derecha al conjunto granota goleando en Riazor (0-3) y llegaron a la última jornada con el poder en su mano. Los rojinegros recibían en Son Moix al Betis de Serra Ferrer, que se jugaba la clasificación para la Liga de Campeones. Marcos Assunçao avanzó a los verdiblancos y el Guille Pereyra, a dos minutos para el final, selló la igualada con un cabezazo (1-1). El empate le vino bien a los dos equipos para atravesar la meta.

TEMPORADA 2010-11

Mallorca-Atlético de Madrid

Era la primera campaña de Serra Ferrer a los mandos del Mallorca, que con Michael Laudrup al frente daba por alcanzada la permanencia con varias jornadas de antelación. Sin embargo, la salvación matemática se fue aplazando y el equipo llegó a la jornada 38ª con opciones de descender. El último partido en Son Moix, contra el Atlético de Madrid de Quique Sánchez Flores, fue un calvario. Los colchoneros, liderados por un Kun Agüero estelar, imponían sus argumentos y dejaban al estadio en silencio y a los futbolistas locales tiritando (3-4). Esta vez el milagro se produjo en Riazor, gracias a un triunfo del Valencia con goles de Aduriz y Soldado (0-2). El Mallorca esquivó el golpe, que arrasó a Almería, Hércules y Deportivo. El susto fue importante.

TEMPORADA 2012-13

Mallorca-Valladolid

En 2013 el Mallorca rubricó su penúltimo descenso a los infiernos. El grupo, que había empezado a caminar de la mano de Caparrós y siguió haciéndolo con Manzano, ya se plantó en la última jornada con muy pocas opciones –tenía un 4,9 % de opciones de éxito– y dependiendo de otros equipos después un empate sin goles en el desaparecido Vicente Calderón. En la última jornada derrotó al Valladolid en Son Moix (4-2) pero no le alcanzó, ya que el Celta se ponía a salvo con un gol Natxo Insa al Espanyol.