5

Con el subidón de la victoria anoche en Son Moix frente al Rayo Vallecano (2-1), el Real Mallorca ha dado comienzo a las obras de reforma de su estadio, un proyecto de mejora en el que el club invertirá alrededor de 20 millones de euros. A primera hora de este lunes, camiones, máquinas y trabajadores han iniciado las primeras tareas que darán paso a la nueva imagen del campo bermellón. La arquitecta Isaskun Larzábal visitó haces unos días Palma para presentar los detalles de la obra, cuya primera fase ya está en marcha, se ejecutará en unos tres meses y supondrá la retirada de la pista de atletismo que rodea el terreno de juego, una reivindicación histórica del mallorquinismo.

El club recibió hace unas semanas el visto bueno del Ajuntament de Palma para el desarrollo de este proyecto de remodelación que se prolongará hasta enero 2024 y que se va a ejecutar en cuatro fases para que la competición pueda transcurrir con normalidad y a su vez el público asista a los partidos. En estos dos años de obras, además del anillo de gradas a pie de campos, el club brinda una mejor experiencia a 6.656 espectadores de la zona Sol, que tendrán cubierta. Por otro lado, se prevé la renovación completa de todos los asientos del estadio.

Noticias relacionadas

Según se desprende del proyecto, el nuevo estadio contará con la mejora y adaptación en accesos y localidades para personas con necesidades especiales y movilidad reducida. Además, contará con un espacio interior bajo el fondo Sur para el desarrollo de las actividades de la Fundació Reial Mallorca, organismo que capitaliza el impulso social.

El club ha compartido a través de sus redes sociales la primera imagen que muestra el 'desmontaje' de Son Moix, después de que este domingo acogiera el último partido de la actual temporada. El Mallorca disputará el próximo domingo el último partido del curso en casa del Osasuna, un encuentro en el que los bermellones se juegan la permanencia en la máxima categoría.