El delantero albanés del Mallorca, Vedat Muriqi, celebra el primer gol del equipo contra el Rayo. | CATI CLADERA

8

Con Levante y Deportivo Alavés ya descendidos, la última jornada de Liga, prevista inicialmente para el próximo domingo en horario unificado, definirá el nombre del tercer equipo que perderá la categoría esta temporada.

Tras su agónico triunfo sobre el Rayo Vallecano (2-1), el Real Mallorca vuelve a depender de si mismo para lograr la permanencia en Primera División. Granada (37 puntos), Cádiz (36) y el propio conjunto balear (36) son los tres equipos que jugarán la vida el próximo fin de semana.

El Mallorca visita a Osasuna; el Cádiz al Deportivo Alavés y el Granada recibe al Espanyol. La opción más sencilla para el equipo de Javier Aguirre es obtener el mismo resultado que el que coseche el Cádiz, ya que tiene ganado el average particular. También sale bien parado de un triple empate entre estos tres equipos: se salvarían los bermellones y el Granada y condenaría al cuadro gaditano. Al Mallorca le perjudica cualquier empate a puntos con el Granada, aunque un triunfo en Pamplona le garantiza la salvación. Está en su mano.