El ‘Dimoni’ anda suelto por Son Moix y tiene hambre de gol. | M.A. BORRÀS

10

El 'Dimoni' anda suelto por Son Moix y tiene hambre de gol. Abdón Prats vuelve a reivindicarse como un jugador clave en situaciones de máxima tensión. Cuando más presión, mejor. Hay jugadores que tienen esa virtud, la de abstraerse de todo y estar en el momento adecuado en el instante justo. Abdón Prats tiene, entre otras, esa capacidad de intuir hacia dónde irá el balón y después improvisar sobre la marcha para golpear a las redes.

Aguirre ha tardado dos partidos en descubrir su capacidad. Tal vez si Luis García hubiera confiado en él mucho más al principio de los partidos la cosa habría sido diferente tanto para él como para el Mallorca, pero el pasado no sirve de nada en el mundo del fútbol y lo que cuenta es el presente y el más inmediato futuro. El atacante de Artà es un hombre valiente en el área, insistente en su objetivo y persistente hasta el límite de sus fuerzas. No decae. Puede fallar una vez o dos, pero no bajará los brazos y esto es ahora lo que más importa en esta recta final de la temporada.

Titular ante el Alavés

Ante el Deportivo Alavés fue titular por primera vez con el mexicano en el banquillo y el futbolista no decepcionó. Había que marcar y marcó. Recibió un balón de Maffeo al corazón de área, le pilló a contrapié algo avanzado y se puso a pensar una solución rápida y la encontró. Sacó una espuela poco ortodoxa, pero muy efectiva y marcó. Tal vez otro ni lo hubiera intentado o se habría precipitado. Mil cosas. Pero Abdón se sacó un invento rápido y solucionó la papeleta. Es un especialista en este tipo de situaciones y en más de una ocasión ha sacado del atolladero a los equipos y a los entrenadores.

Noticias relacionadas

En su historial siempre estará el día en que marcó el tercer gol ante el Deportivo, el del ascenso a Primera División en esa 'Nit de Sant Joan' del año 2019 y que selló el ascenso del equipo balear. Más presión y más responsabilidad imposible y más saliendo desde el banquillo. Fue sin duda el gol soñado, el de su vida. El pasado curso en Segunda División anotó diez tantos el año en que se consiguió de nuevo el ascenso a la máxima categoría. De todo los goles se recuerda especialmente la chilena ante el Almería en el minuto noventa de partido y que valió tres puntos de oro en la lucha por el ascenso.

Espíritu

La presencia de Abdón no solo sirve de especial revulsivo hacia la afición, también inyecta una motivación especial en el equipo y sobre todo es un permanente problema para las defensas rivales. Además, su asociación ahora con Muriqi permite al equipo disponer de dos jugadores bregados en el área y que en cualquier momento puede sacarse un disparo o un cabezazo de la manga. Existe esa posibilidad de sorprender, algo que no es tan probable que ocurra sin ellos en el campo.

El gran problema del Mallorca es que el equipo tiene que generar mucho para marcar, sobre todo si sacrifica un hombre en la zona ancha y aumenta la defensa de cuatro a cinco jugadores. Sin embargo, con el esquema del pasado fin de semana, el equipo tuvo orden y equilibrio. Como es lógico también sufrió, pero igualmente tuvo la capacidad de hacer sufrir al rival y marcarle dos goles. Otra cosa es el planteamiento en estadios como el Camp Nou o el Pizjuán, a los que todavía hay que acudir, pero en choques de la misma Liga y con un Mallorca necesitado de morder en el área rival, no hay duda de que todo va a resultar más sencillo con Abdón a los mandos moviéndose en el la zona de peligro rival y generando posibilidades.