Antonio Raíllo vuelve al equipo. | @RCD_Mallorca

1

El central y capitán del Mallorca Antonio Raíllo estará a las órdenes del técnico Luis García Plaza en los próximos días tras recuperarse de una rotura parcial en el ligamento interno del tobillo derecho que le mantuvo más de cinco meses apartado de los terrenos de juego. «Las sensaciones son positivas. Después de tanto tiempo parado y de la recuperación, ahora estoy contento y feliz y con sensaciones muy positivas», señala Raíllo en declaraciones recogidas por el club balear.

El defensa cordobés sólo pudo jugar el primer partido de Liga el pasado 14 de agosto ante el Real Betis. En octubre pasó por el quirófano y tras un complejo proceso de recuperación apura los días para incorporarse a la dinámica de. grupo. «Por mí volvería ya. Por ganas ya volvería, pero la decisión depende de los servicios médicos y del preparador físico. La idea es que a finales de esta semana o principios de la que viene ya empiece a trabajar con el grupo», ha explicado. Hasta la lesión, Raíllo era titular indiscutible en la zaga bermellona junto al eslovaco Martin Valjent. Su baja trastocó los planes de García Plaza, que ha recurrido al argentino Franco Russo, el serbio Alexandar Sedlar e, incluso, al lateral Antonio Oliván para cubrir ese puesto.

«Ya estoy cerca de volver», dice el jugador mallorquinista. «Tras la operación y el mes de reposo, cuando empecé poco a poco a trabajar en la piscina y en rehabilitación, ahí mi objetivo estaba claro. Cuando te marcas una meta todo es más fácil», precisa. Y añade: «Vengo a aportar ilusión. Ahora que vuelvo vengo a aportar esa ilusión, la que se tiene como un niño pequeño que está haciendo lo que le gusta. Esa ilusión se puede contagiar en el grupo». Raíllo podría volver a una lista de convocados la próxima semana en Vallecas ante el Rayo en la Copa del Rey o en la trascendental partido de LaLiga frente al Cádiz en Son Moix. «Cualquier partido es bonito para volver; después de tanto tiempo, me pones a jugar un partido amistoso y sería igual de feliz», remarcó Antonio Raíllo.