Imagen de Son Moix durante un partido entre el Mallorca y la Real Sociedad de la temporada 2019-20. | Efe

2

580 días después, Son Moix y el resto de estadios de LaLiga volverán a disfrutar del fútbol en su estado natural. El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han acordado por unanimidad el fin de las restricciones de aforo en los campos, que tendrán una ocupación del cien por cien a partir de este viernes. Así lo acordaba el Consejo Interterritorial de Salud, que también aprobaba un aforo del 80 por ciento en los pabellones de baloncesto y establecía que se trata de medidas comunes para todo el país para un periodo comprendido entre el 1 y el 31 de octubre. En la última semana de octubre se evaluará de nuevo la situación. En el caso del Mallorca, la medida le permitirá abrir totalmente este sábado, aprovechando la visita del Levante, las puertas de su domicilio, parcialmente cerradas desde hace más de año y medio.

La última vez que el mallorquinismo pudo acudir a Son Moix sin limitaciones fue el 1 de marzo de 2020, en un partido de Primera División contra el Getafe que se resolvió con un tanto del visitante Maksimovic (0-1). Desde ese momento, el Mallorca ha jugado treinta encuentros como local bajo una serie de restricciones que se han ido relajando progresivamente. Acabó el curso 2019-20 como pudo y descendió en soledad enfrentándose en Palma a Barcelona, Leganés, Celta, Levante y Granada a puerta cerrada. Una tendencia con la que encaró meses después la operación retorno a la máxima categoría. Disputó la mayor parte del curso, otros 19 encuentros de Segunda, en la intimidad de su hogar y la barrera no empezó a levantarse hasta mediados de mayo de este mismo año. Puso la penúltima piedra del ascenso, contra el Alcorcón, ante la mirada de 4.086 espectadores que accedieron al campo por sorteo y una semana después, ya con el ascenso agarrado, lo celebró contra el Zaragoza. Ya esta temporada, el equipo isleño ha representado otras cuatros funciones en el Camí del Reis en la que sus abonados han ido rotando y en las que ha registrado una afluencia máxima de 9.359 espectadores.

Con todo abierto y con el regreso a los tiempos de prepandemia en la grada, el Mallorca espera que sus 14.500 abonados respondan este sábado contra el Levante (16.15 horas) y ha impulsado una campaña a través de las redes con la idea de llenar de nuevo Son Moix. Un objetivo complicado que se ha establecido para incentivar la mayor presencia de espectadores posible.

Noticias relacionadas

Pese al aumento de los aforos en exteriores e interiores, Sanidad recalcó la importancia de mantener las medidas no farmacológicas e informó de que, con carácter general, no se permitirá la venta ni el consumo de alimentos y bebidas durante el evento deportivo. Tampoco el consumo de tabaco y de productos relacionados, tanto en espacios interiores como exteriores.

Ejemplares

La consellera de Afers Socials i Esports, Fina Santiago, confirmó este miércoles que Baleares secunda lo acordado por el Consejo Interterritorial de Salud y destacó que el deporte de la Comunitat ha cumplido las normas «de una forma ejemplar y ha hecho un esfuerzo muy grande». A su vez, indicó que «tendría que ir muy mal, para que los aforos se redujeran de nuevo», aunque pidió a los ciudadanos que mantengan la mascarilla cuando estén en los estadios porque «es el único elemento que nos protege» frente a la COVID. De hecho, el acuerdo alcanzado para que el deporte vaya regresando a lo que era hace hincapié en que se reforzará la vigilancia del cumplimiento de la obligatoriedad del uso de mascarilla y el respeto a las indicaciones sanitarias.

Los asistentes a los eventos serán preferentemente personas abonadas, así como público local y los entrenamientos se realizarán preferentemente sin público y, en todo caso, con los límites del aforo máximo establecido.

Lógicamente, no acudirán al evento deportivo las personas que presenten sintomatología compatible con COVID, así como aquellas que se encuentren en aislamiento o cuarentena.