Imagen reciente de Fran Gámez entrenando en Son Bibiloni. | RCDM

2

Fran Gámez se marcha al Zaragoza poniendo punto y final a una etapa como jugador rojillo que le ha llevado a celebrar tres ascenso y disputar 84 partidos oficiales. El lateral del Real Mallorca se encuentró en la disyuntiva de quedarse en Palma sin minutos o de intentar sumar partidos en otro equipo de Segunda, concretamente el Real Zaragoza. Es el conjunto maño el que más apostó por el zaguero y su próximo destino será por lo tanto La Romareda. Pese a que todavía le quedaba un año de contrato, Fran dejará de vestir la camiseta bermellona.

No es una operación de fácil digestión para el club y para la afición porque Fran ha sido y es uno de los futbolistas más queridos por la hinchada rojilla. Llegó en el mercado de invierno procedente del Saguntino en enero de 2018 con el equipo en Segunda División B siendo uno de los integrantes de la plantilla que logró el ascenso a Segunda. En la categoría de plata tuvo también mucho protagonismo disputando 27 partidos y sumando posteriormente buenos números también en Primera donde participó en 23 encuentros. El curso pasado, de nuevo en Segunda, jugó en 19 encuentros alternando posición con Joan Sastre. El valenciano en todo momento ha mostrado un enorme compromiso durante su etapa como jugador rojillo además de una entrega sin freno en todos y cada uno de los partidos en los que ha participado.

El Mallorca también le ayudó a crecer como profesional y ahora, la llegada de Pablo Maffeo y la presencia de Joan Sastre una temporada más, obliga a tener que mover ficha en esa sobrecargada posición.

Fran ha conseguido hacerse con un buen mercado en Segunda División y al interés del Zaragoza había que unirle también el que mostró el Leganés. Sin embargo, es el club de La Romareda el que finalmente se hace con sus servicios.

La operación salida poco a poco se va perfilando, pero todavía queda bastante trabajo por delante para poder tener confeccionado un plantel más o menos fijo con el que arrancar la temporada a mediados de agosto.

El técnico mallorquinista entiende que hay que tener una plantilla amplia, pero acorde también con las necesidades del equipo y sobre todo que el técnico pueda manejar al grupo en todos los entrenamientos.

Por este motivo poco a poco hay que encontrar también una solución a otros casos como por ejemplo los de Señé, Stoichkov, Valcarce, Álex Alegría y Víctor de Baunbag.