El centrocampista mallorquín está en el mercado al no ejecutar su opción el Barça y el Mallorca está atento. | David Baret

2

Pieza básica en el Girona, que se quedó otra vez a las puertas del ascenso al caer ante el Rayo Vallecano en la ronda definitiva, el mallorquín Ramón Rodríguez Jiménez, Monchu, se ha convertido en uno de los nombres más pronunciados por las direcciones deportivas en las últimas horas al ser agente libre a partir del próximo 1 de julio. En una de las gangas del verano.

El mediocentro palmesano, que solo tiene 21 años y que en agosto pasado se estrenó en la Champions League con el Barcelona, puede recalar en cualquier club a coste cero después de que el Barcelona no haya hecho efectiva -tenía de plazo hasta el pasado día 15- la opción de prorrogar dos años más su contrato. El club azulgrana y el Girona firmaron una cláusula de compra obligatoria en caso de ascenso de 3,5 millones de euros. Al no producirse el ansiado retorno a Primera ni la comunicación del Barça antes de la fecha señalada, el entorno y el agente del futbolista dan por hecho que el jugador es libre para negociar con quien quiera, aunque desde la entidad que preside Joan Laporta insisten en que ese plazo para prorrogar dos años más su vinculación acaba el próximo día 30...

El Real Mallorca, con mantiene una excelente relación con el entorno de Monchu, se mantiene a la espera, aunque todavía no se ha producido ningún contacto. Cabe recordar que Celta, Granada y Huesca preguntaron por él la temporada pasada y que es uno de los futbolistas con más futuro del panorama nacional.

Formado en el Cide, Monchu recaló en el Mallorca en categoría infantil, cuando aún era alevín, y sus actuacions en los torneos de Brunete o Canarias como bermellón no pasaron desapercibidas para los grandes. El Barcelona se apresuró en llamar a su puerta. Alberto Puig y Guillermo Amor hicieron las gestiones para que Monchu se enrolara en La Masia cuando apenas tenía 12 años.

Después de escalar por todas las categorías inferiores y de asentarse en el filial de García Pimienta, Monchu vivió un estreno a lo grande con el primer equipo. Fue el 8 de agosto ante el Nápoles cuando el mallorquín se estrenó en la Champions al sustituir a a Griezmann en el minuto 83.

El pasado verano se marchó al Girona y ahora, tras no consumar el ascenso ni ejecutar el Barça la opción que tenía sobre él, queda libre. El Mallorca está a la espera.