Martin Valjent. | Redacción Deportes

6

Superado el primer cuarto de la competición, se acerca otra jornada contaminada. Al menos para Mallorca y Girona, dos de los candidatos al ascenso que cruzarán este sábado sus caminos en Montilivi. Para el equipo de Luis García Plaza, bronceado y con el viento a favor, el virus FIFA ataca de nuevo arrebatándole a tres de sus internacionales. Al conjunto catalán, golpeado por las dudas, le asfixian también las bajas. Sobre todo en una defensa que seguramente tendrá que completar echando mano del filial.

El Mallorca ya tenía marcado en rojo este rincón del calendario en el que las principales ligas se detienen para atender a los compromisos internacionales de las selecciones. Como le pasó en el partido frente al Lugo, perderá de golpe a varios futbolistas, aunque en esta ocasión los efectos del éxodo parecen más llevaderos que los de hace un mes. Por un lado, pierde a Martin Valjent (Eslovaquia) y Aleksandar Trajkovski (Macedonia del Norte), que se jugarán estar en la próxima Eurocopa en sendas eliminatorias contra Irlanda del Norte y Georgia. El que también se ejercita estos días lejos de Son Bibiloni es Lago Junior. En principio no había sido convocado por Costa de Marfil, aunque las bajas por COVID acabaron abriéndole por segunda vez las puertas del combinado de su país, que tiene por delante un doble enfrentamiento contra Madagascar. El único internacional bermellón que se ha quedado en casa en Iddrisu Baba, de baja por una lesión que le impedirá medirse a Sudán o estar en Montilivi.

El Girona se prepara para el recibir al Mallorca con una defensa agrietada de lado a lado. A la expulsión de Bernardo Espinosa contra Las Palmas (recurrirán la segunda amarilla), se une la convocatoria de Jonás Ramalho con Angola y la lesión de Juanpe. Así las cosas, el único central que tiene disponible Francisco es el uruguayo Santi Bueno. A su vez, Stuani sigue tocado y Yoel Bárcenas y Arijanet Muric han sido citados por Panamá y Kosovo, respectivamente.